El acuerdo de Castro con EEUU impulsa la separación de Cuba y Venezuela

La decisión de Cuba de llegar a un acuerdo con los Estado Unidos (EE.UU) sobre el intercambio de prisioneros, a cambio de la relajación de un embargo de cinco décadas, es producto de la economía de la isla caribeña que desacelera mientras su benefactor clave, Venezuela, lucha por evitar el default. La economía de Cuba se derrumbó a principios de 1990 cuando su aliado más cercano, la Unión Soviética, cayó.

Con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, incapaz de contener la inflación  y la caída de los bonos comerciale del país a niveles predeterminados, el presidente Raúl Castro, ha estado trabajando para diversificar el país comunista fuera de Venezuela, que ofrece alrededor de 100.000 barriles de petróleo al día a cambio de personal médico .

Desde principios de 2013, Castro ha aliviado las restricciones de viajes, incentivos para atraer la inversión extranjera y la reducción de las nóminas públicas. Eso no ha impulsado la economía, que está lista para expandir un 0,8 por ciento este año, según Moody ‘s Investors, menor que el pronosticado por el gobierno a principios de 2014 en un 2,2 por ciento. “Sólo es necesario mirar el desastre económico que es Venezuela y claramente que es una mala apuesta para tener todas sus fichas en una sola canasta”, dijo Christopher Sabatini, director de política en el Consejo de las Américas, dijo en entrevista telefónica desde Nueva York.

“Ese regalo de 100.000 barriles por día de petróleo se va a acabar muy pronto.” Dijo el presidente estadounidense Barack Obama que va a usar su autoridad, para empezar a normalizar las relaciones con Cuba, aflojando un embargo comercial y de viajes que se remonta a los primeros días de la Guerra Fría. La decisión se produjo después de que Castro lanzó un contratista de ayuda estadounidense, Alan Gross, que había sido encarcelado por cinco años y un agente de inteligencia estadounidense no identificado.

Tarjetas de crédito con las nuevas políticas, ya que los viajeros estadounidenses podrán utilizar tarjetas de crédito y débito en la isla y los estadounidenses podrán traer, legalmente a casa unos $ 100 en cigarros cubanos ilegales previamente atesorados por los aficionados. Se permitirá a las compañías estadounidenses a exportar a Cuba equipos de telecomunicaciones, productos agrícolas, materiales de construcción y materiales para las pequeñas empresas. Instituciones financieras estadounidenses podrán abrir cuentas en bancos cubanos. “Es un gran paso”, Philip Peters, un erudito Cuba y vicepresidente del Instituto Lexington en Arlington, Virginia, dijo en una entrevista telefónica.

“El viaje ayudará a la economía, las ventas del sector privado será de ayuda.”

Para contactar con el reportero en esta historia: Esdras Fieser en Santo Domingo, República Dominicana en efieser@bloomberg.net Para ponerse en contacto con los editores responsables de esta historia: Bill Faries en wfaries@bloomberg.net; Philip Sanders en psanders@bloomberg.net Randall Woods-

 

DC | @diariocontraste
Foto: Archivo

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...