La imagen del nuevo rey de Holanda, Guillermo-Alejandro, al borde de las lágrimas, y tomando hoy el relevo de la corona neerlandesa, tras la abdicación de su madre, Beatriz de Orange, quedará grabada en la retina de muchos de sus compatriotas.

" />