Eden Hazard, jugador belga del Chelsea, le propinó una patada a un niño recogepelotas que retenía el balón para perder tiempo de juego y mantener el empate, que beneficiaba al Swansea.

" />