Una madre pocas veces se equivoca. Y fue precisamente un presentimiento lo que llevó a Luisa Guerra a sospechar que su hijo estaba muerto. Lo que no se imaginó fue que su hijo sería enterrado en una fosa común del cementerio municipal de Maracaibo.

" />