Dinamarca suspende mayoría de restricciones impuestas por Covid-19

Luego de que Dinamarca reclasificó la COVID-19 para pasar de “enfermedad socialmente crítica” a “enfermedad en general peligrosa”, casi todas las restricciones, como las impuestas a las reuniones, el uso obligatorio de mascarilla y la vigencia del “pase de coronavirus”, fueron suspendidas hoy.

“La vida cotidiana ha regresado en general a la normalidad, pero esto no significa que no haya peligro”, dijo el ministro de Salud, Magnus Heunicke, a la radiodifusora danesa TV2.

Sin embargo, el ministro señaló que gracias a una alta tasa de vacunación de la población “nos encontramos en una buena situación”.

En las últimas 24 horas, el Statens Serum Institute (SSI) de Dinamarca, la agencia de enfermedades contagiosas del país, registró 557 nuevos contagios por COVID-19 y cuatro muertes, lo que elevó el total nacional de casos a 351.553 y el de fallecimientos a 2.608.

Pero el público tuvo sentimientos encontrados ante la desaparición de las restricciones.
“Todavía mantendré el distanciamiento social, pero es bueno regresar a lo normal”, dijo el estudiante Kasper Hansen a Xinhua.

La normalidad regresa después de la negativa del Gobierno a extender la Ley de Epidemia, aprobada en marzo de 2020, que clasificó a la COVID-19 como “socialmente crítica” con capacidad para afectar seriamente importantes funciones sociales al propagarse.

“La epidemia está controlada. Tenemos altas tasas récord de vacunación. Por lo tanto, podemos descartar algunas reglas especiales que habíamos introducido en el combate a la COVID-19”, indicó el Ministerio de Salud el 27 de agosto.

A pesar de que todavía es frecuente en la sociedad, ahora el Gobierno considera al coronavirus como menos socialmente disruptivo y por eso la COVID-19 fue etiquetada como “enfermedad en general peligrosa”, algo parecido a la influenza.

“Por el momento, considero que tenemos razones a favor de suspender las restricciones, pero esto no significa que no vayamos a regresar más adelante a ellas”, dijo Jens Lundgren, profesor de enfermedades virales del Hospital Universitario de Copenhague, en una entrevista con Xinhua.

“Es por eso que ahora se está implementando una extensa actividad de vigilancia en Dinamarca, para asegurarnos de que nos daremos cuenta de las primeras señales de un posible empeoramiento de la pandemia”, dijo.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, algunas “restricciones menores todavía estarán vigentes en empresas públicas como las de aguas residuales, las restricciones de ingreso a establecimientos médicos y asilos, así como el requisito del uso de mascarillas en aeropuertos y a bordo de aviones para cumplir las reglas internacionales”.

El ministro de Salud dijo que Dinamarca ha realizado más pedidos de “millones de vacunas”, incluyendo tipos de vacunas recién desarrolladas, para enfrentar las nuevas variantes a pesar del fin de las restricciones.

Heunicke exhortó a las personas a vacunarse para “evitar transmitir la infección a otros ciudadanos con un sistema inmunológico debilitado”.

El SSI indicó hoy que 75,6 por ciento de la población, o 4.428.948 personas, ya ha iniciado el proceso de vacunación. De estas, 4.282.637 personas, o 73,1 por ciento, están vacunadas por completo.

“La COVID-19 sigue siendo una enfermedad letal y todos lo saben, pero tenemos un arma muy efectiva para controlarla: la vacunación. Por lo tanto, tenemos que seguir alentando a los no vacunados para que se vacunen”, dijo Lundgren.

La Autoridad Danesa de Salud (SST) dijo que 90 por ciento de la población debe estar vacunada contra la COVID-19 para el 1 de octubre de 2021. Para lograr este objetivo, otras 174.000 personas deben recibir la inyección durante septiembre, señaló el SSI.

 

Texto Xinhua

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...