Día internacional de la popular “Arepa” venezolana

En cada hogar de Venezuela se cocina una arepa, al menos, una vez al día. El alimento hecho de masa de maíz, redondo y en forma de disco está en todo el territorio nacional y salió a conquitar al mundo. Hay una variedad tan extensa que no resulta exagerado decir que hay un tipo que se ajusta al gusto de cada persona.

Las hay dulces, saladas, peladas, con chicharrón, asadas, cocidas o fritas. Hay muchas formas de hacerlas, pero también existe una gran cantidad de rellenos para acompañarlas: la reina pepiá, la sifrina, la catira, la pelúa, la dominó, la cabimera, la rompe colchón, la llanera, la gringa o la viuda (sin relleno)… y más.

La profesora de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y fundadora del Diplomado de Alimentación y Cultura, Ocarina Castillo, asegura que la arepa fue uno de los primeros alimentos de nuestros antepasados y estima que sea tan vieja como la existencia del maíz (materia prima) en el territorio, que data de 3.000 o 4.000 años antes del presente.

Por lo tanto, se podría decir que la arepa, tal como la conocemos ahora, es una de las recetas indígenas de mayor relevancia en la mesa de las familias venezolanas… ¿pero fue aquí donde se hizo por primera vez?

¿Dónde se hizo la primera arepa?

Venezuela y Colombia fueron parte del mismo territorio en la época colonial y es por eso que en la actualidad ambos países comparten muchas costumbres y parte de la gastronomía. Por muchos años, se ha debatido sobre quién fue el pionero en hacer la arepa, pero hasta ahora no hay un registro que aclare y ponga fin a la polémica.

El investigador venezolano y el especialista en gastronomía, Víctor Moreno, asegura que no existe algún registro de dónde se cocinó por vez primera el «pan de maíz». Sin embargo, indica que el origen de la voz «arepa» proviene de los indios cumanagotos, que estaban asentados en los límites de lo que hoy se conoce como los estados Anzoátegui y Sucre.

«No se puede decir quién comió la primera arepa, ni cuando ocurrió. Eso pudo ser en cualquier parte del territorio venezolano o colombiano. No lo sabemos, pero está comprobado que los indios cumanagotos le llamaban al maíz maduro erepa y por derivación los españoles comenzaron a llamarlo arepa, por lo tanto, el nombre es venezolano y eso no tiene discusión», indicó en entrevista con El Pitazo.

Un alimento nacional

Muchos dicen que el venezolano nace con un arepa bajo el brazo y es que es nuestro alimento principal, nos define como país. Para Moreno el consumo de la arepa en Venezuela es algo transversal. «La comen ricos, pobres, clase media, los trabajadores, se come en el almuerzo la cena o el desayuno», aseguró durante el evento Del budare para el mundo organizado por Monagas Gourmet a propósito del Día Mundial de la Arepa.

Pero no siempre la arepa fue como la conocemos ahora. Ha evolucionado en su forma y la manera en cómo se prepara. Aunque los textos la describen siempre como redonda, en un principio era elaborada con masa de maíz pilado y se consumía como acompañante de otros alimentos.

Fue en 1961, cuando empresas Polar lanzó al mercado la harina de maíz precocida P.A.N. (Producto de Alimentación Nacional), que facilitó mucho la elaboración del plato y que dio paso a lo que hoy conocemos como las arepas rellenas. Asimismo en 1989 la compañía Oster patentó el tostiarepa que simplificó aún más el sistema de cocción, que hasta esa fecha solamente se hacía en un budare.

La arepa del futuro gracias a la migración

Moreno asegura que para el venezolano, la arepa tiene una connotación más especial que la de un alimento. «Es una voz patrimonial. Nos pertenece a todos. El arraigo y su significación está ligado más allá del ámbito alimenticio y representa la cultura venezolana», dijo citando al concepto elaborado por Francisco Javier Pérez, miembro de la Academia Venezolana de la Lengua.

Además de todo lo que representa en la actualidad este plato ancestral, Víctor Moreno indica que el futuro de la arepa es promisorio. «Basta pensar con los cinco millones de venezolanos que están afuera para saber que evidentemente tiene un futuro extraordinario y que pronto será un alimento universal«.

La arepa venezolana es tan famosa que el pasado mes de abril se convirtió en la protagonista de un comercial de la marca de gaseosa Inca Kola, producida en Perú y además también se ha robado los aplausos en varias ediciones del reconocido programa MasterChef.

Y es que la migración venezolana ha transformado el paisaje en el mundo, en particular el panorama gastronómico con productos, iniciativas y platos típicos. En el caso de la arepa, este sábado 11 de septiembre es propicio para presentar las propuestas de un grupo de venezolanos que constituyen el bastión donde se preserva y multiplica este plato representativo de la gastronomía criolla, que sigue siendo la reina del desayuno.

Por décimo año consecutivo, comensales en más de 230 ciudades del planeta celebran el Día Mundial de la Arepa bajo el lema La arepa nos une, gracias al trabajo de la Organización Venezolanos en el Mundo (VenMundo). Entre las actividades programadas destaca La arepa toma tu ciudad, un evento en donde varias localidades alrededor del planeta se unen en un recorrido gastronómico por locales de comida venezolana con propuestas distintas para sus comensales.

En España la arepa toma Asturias, Ciudad Real y Terrassa. En Argentina, los comedores de arepas toman la ciudad de Buenos Aires y en la República Checa será Praga la ciudad donde los venezolanos alimentarán la gula de los comensales con este popular plato criollo.


…está comprobado que los indios cumanagotos le llamaban al maíz maduro erepa y por derivación los españoles comenzaron a llamarlo arepa, por lo tanto, el nombre es venezolano y eso no tiene discusión

Víctor Moreno, especialista en gastronomía


La arepa toma el mundo

En la jornada de La arepa toma Buenos Aires, en Argentina, participarán más de 20 locales de comida venezolana ubicados en la ciudad. Entre ellos se encuentra Onoto Latin Food (@onoto.latinfood), un emprendimiento gastronómico que fusiona la comida venezolana, mexicana y colombiana. “Yo tengo cinco años en esta ciudad celebrando el Día Mundial de la Arepa; este año Luisana La Cruz nos contactó y me parece algo que ellos están haciendo muy lindo”, relata Yuslay Sanguino, fundadora de Onoto Latin Food.

Sanguino nació en San Cristóbal, se graduó en Ingeniería Industrial y salió de Venezuela hace 12 años. Primero se estableció en Brasil, luego México y finalmente, Argentina; en ese tiempo estudió gastronomía y realizó una especialización como chef pastelera. “Cuando yo cocinaba en la casa éramos los tres, mi mamá, mi cuñado y yo. Allí decidimos montar la fábrica”, cuenta Sanguino. Desde su llegada a Brasil, Yuslay vendió comida venezolana; sin embargo, hace tres años abrió su primer local físico en Buenos Aires.

Hasta la fecha, cuenta con dos establecimientos ubicados en la zona sur y zona norte de Buenos Aires, más una fábrica de congelados que suministra productos a cervecerías y minimarkets locales. “Cuando empecé siempre decía, me parece mentira que la arepa sea tan noble, se adapte a cualquier cosa y que nosotros estamos llevando nuestra cultura, nuestro sentir porque la arepa es eso”, afirma la venezolana.

Este año Onoto Latin Food presentará durante la ruta gastronómica tres propuestas de arepa al estilo gourmet. La primera será de cúrcuma con salmón ahumado, la segunda estará rellena de lomo de cerdo ahumado a base de cebolla y la tercera tendrá morrón o pimiento con champiñones, esta última pensada para el público vegano en la ciudad.

“Tú cuando te sientas a comer una arepa recuerdas a tu mamá, a tu abuela, a tu familia, tu querer, tus añoranzas … y poder transmitir eso a través de la comida para nosotros vale oro (…) Y ya cada vez el argentino o el extranjero se familiariza más con lo que es la arepa, con el sentir y con lo que les gusta”, afirma Sanguino.

Afincada en la tradición

Al mismo tiempo, pero al otro lado del mundo, en España, se celebra La arepa toma Asturias, donde participa El Café Bar Viada (@cafe_bar_viada). A diferencia de la propuesta de Yuslay Sanguino, Francis Noriega apuesta por los sabores tradicionales del plato como arepa rellena de jamón y queso, pollo desmechado, chicharrón o pabellón. “Yo no puedo cambiar eso, es una tradición (…) voy a mantener siempre la tradición, lleve los años que lleve aquí, es lo que conozco”, asegura la venezolana.

Francis nació en la isla de Margarita y salió del país hace 17 años. “Decidí vender comida venezolana por probar algo y gracias a Dios aquí sigo, vendiendo mi comida venezolana un año y pico después”, cuenta Francis.

“Siempre les digo, no me digas que no hasta que no lo pruebes. Si no te gusta no pasa nada, pruebas otra cosa, pero has probado la comida venezolana”, dice la dueña del Café Bar Viada. Sobre su participación en la ruta de la arepa en Asturias, Francis sostiene que nunca perderá la arepa ese sabor casero y familiar que tanto gusta. “Con este tipo de comida nos trasladamos a Venezuela, como yo que llevo 17 años sin ir. Eso es lo mejor que nos puede pasar, tener dos días para comer y vender (…) no nada más a los venezolanos, sino a todos los que quieran probar la arepa”, asegura.

El Pitazo

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...