La puesta en escena. Por Albert Geovo

Se pone el sol y se vuelve a poner hasta tanto vuelva aparecer repitiendo el ciclo del eterno amanecer. En el gran anfiteatro de la existencia, en poco menos de dos años se ha visto como una noticia es eclipsada por otra; en días por no decir en horas o minutos de televisión que muy bien dirigen el día a día de una agenda que viene dejando países en ruinas, familias rotas, desaparición de la clase media y del nivel adquisitivo de las personas, mayor número de pobres,  familias enteras sin acceso a los alimentos, empresas cerradas, otras declaradas en quiebra, desempleo a causa de las múltiples restricciones que se decretan sin ningún reparo de los derechos fundamentales.

Escenas como la Misión de amartizaje por el Robot Perseverance junto al Dron  Ingenuity; las manifestaciones en pro de la ley de género, eugenésicas y abortistas; la puesta en marcha de la tecnología 5G, elecciones en las diferentes naciones del mundo, ataques con misiles y cohetes de largo alcance, el derrumbe de un  edificio sin explicaciones claras, estados de alarma, confinamientos, toques de queda, represión, fallecidos por extraños síntomas de insuficiencia respiratoria, producto del SARS-CoV-2, restricciones civiles, económicas en la ya quinta ola de contagios; protestas en Chile, Colombia y varios países de América latina y el mundo, incluso en Oriente.

Además hay que mencionar las diferentes manifestaciones, marchas, protestas y juicios abiertos en las naciones del mundo e incluso en tribunales internacionales en contra de la vacunación obligatoria y las medidas restrictivas, violatorias de las cartas magnas, que parecen no terminar.

Para cerrar, con todo este escenario apocalíptico, en los últimos días, protestas multitudinarias contra la tiranía en Cuba con fuerte represión como respuesta del régimen socialista, además de desapariciones forzosas, crímenes de guerra y de lesa humanidad, al estilo de los sistemas del eje socialista, que hay que sumar como otro genocidio más del estatismo y su sistema totalitario que pasa incólume ante la mirada pusilánime de la justicia internacional y las naciones del mundo, en especial de Occidente.

Es decir, sin voluntad política, mucho menos militar de detener los crímenes que sobrepasan los 70 años de flagelo contra la humanidad; y que se originan desde la puesta en escena socialista del destrono de la Rusia Zarista  por parte de la revolución bolchevique.

Detrás de todas estas manifestaciones de película de los últimos días, nunca acaba el entretenimiento, entre guerras, muertes, pasaportes sanitarios, certificados de vacunación para comprar, magnicidios en varios países, invasiones por balseros, pateras, y toda clase de éxodo de las naciones más pobres, a causa del crash económico, a las naciones más libres de respeto, garantía a los derechos humanos.

En fin una catástrofe de magnitudes bíblicas que día tras día viene revelándose al mundo en las noticias de primer impacto.

En medio de toda la tragedia, se ha visto mujeres embarazadas, ancianos, yendo de forma “voluntaria” a inocularse, contra el SARS-CoV-2, asimismo, jóvenes, ahora les toca el turno a los niños mayores de 6 meses, ser inoculado por una vacuna que sólo tiene una efectividad de 6 a 8 meses de la que se dice, para colmo, que aún está en su fase experimental.

Por otro lado, las agencias, sugieren una tercera dosis contra las variantes SARS en la quinta ola de contagios.

Al mismo tiempo, que dichas inyecciones no garantizan, no contraer la gripe SARS-CoV-2 sino sólo atenúan el contagio y, es por las nuevas variantes del SARS que se está planteando por agencias y fabricantes, la actualización de los inyectables contra las nuevas variantes como la denominada Delta.

También se observa que los fallecimientos por otras enfermedades no aparecen en las estadísticas, sino que todo el que fallece se clasifica dentro de la pandemia, ya que esa es la impresión, no sólo en los medios masivos de comunicación, sino también entre la población.

De acuerdo a los  conocedores del tema, ya habían anunciado en inicios de las restricciones   en 2020,  que no será hasta el primer trimestre del año 2022 si se acatan las nuevas medidas, que empiecen a levantarse las restricciones decretada por el SARS a pesar de ya ser denunciadas y sentenciadas por la justicia, como violaciones flagrantes de los derechos fundamentales y las normas constitucionales de las naciones.

Ante toda esta escena horrorosa, se observa  como las ideologías en especial las denominadas izquierdas, guardan silencio absoluto ante las medidas restrictivas, regulaciones sanitarias por parte de los gobiernos y los poderes fácticos, asumiendo la crítica y la moral selectiva de siempre, cosa que pone en evidencia para quienes velan y, a quienes se someten.

Albert Geovo

@aegeovo 

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...