Francia retira el uso de mascarilla y anuncia el fin del toque de queda

Francia comienza a despejar el camino hacia la “normalidad”, luego de que este miércoles las autoridades anunciaran el alivio de algunas de las medidas de bioseguridad impuestas para hacer frente a la pandemia de Covid-19. En otras noticias, Japón endureció las reglas para los atletas de cara a los Olímpicos y en América Latina, la situación sigue lejos de mejorar: Colombia reportó casi 600 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas.

Mientras el número de contagios globales por Covid-19 bajaron un 12 % en la última semana, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los casos siguen desbordados en países que están viviendo su tercer pico como Colombia, Argentina o varias naciones de Centroamérica. Si bien los positivos globales están en descenso, en África la pandemia está entrando ahora en su tercera ola de contagios, con un aumento del 44 % en los últimos siete días y un 20 % en el número de fallecidos.

Por su parte, India sigue siendo el epicentro de la enfermedad y el segundo país con mayor número de contagios, solo por detrás de Estados Unidos. Las autoridades indias anunciaron este miércoles la reapertura a los turistas del emblemático Taj Mahal, después de dos meses de cierre en el apogeo de la segunda ola epidémica.

Las naciones que están ahora sumidas en una nueva ola de la enfermedad son también las que llevan un ritmo más lento en la vacunación debido en parte a la desigualdad en el acceso al preciado suero. Por ello, mientras en América del Sur varios gobernantes están imponiendo nuevas restricciones, en Europa el acelerado ritmo de vacunación ha permitido una reactivación de las actividades mayor.

En el mundo, de acuerdo al conteo independiente de la Universidad Johns Hopkins, hay más de 176,7 millones de casos confirmados, 3.824.115 personas han muerto por la pandemia y se han administrado 2.434.125.035 vacunas.

A continuación, algunas de las noticias más destacadas este 16 de junio respecto al impacto del Covid-19 en el planeta:

Un paso más cerca de la “nueva normalidad”. En Francia, desde el jueves 17 de junio, no será obligatorio el uso de la mascarilla en espacios exteriores, excepto en determinadas circunstancias como reuniones masivas, estadios o lugares muy abarrotados.

Así lo anunció este miércoles el primer ministro francés Jean Castex a través de su cuenta en Twitter: “Vamos a retirar la obligatoriedad general de llevar mascarilla al aire libre. No será obligatoria, excepto en algunas circunstancias. Los decretos serán modificados a partir de mañana”.

El funcionario francés también anunció el levantamiento del toque de queda a partir de este domingo. “El toque de queda de las 11 de la noche, que como saben debía continuar hasta el 30 de junio, dejará de funcionar a partir de este domingo, diez días antes de la fecha prevista. Si esta medida de toque de queda correspondía a una necesidad real de acompañar el final de la tercera ola, los buenos resultados registrados ya no la justifican”, explicó Castex en una rueda de prensa.

El alivio de estas medidas contra el coronavirus responde a la situación epidemiológica en Francia, donde tanto los decesos como los contagios han caído y la incidencia del virus, según las autoridades, se encuentra en niveles más bajos que en agosto de 2020.

“Los decretos de la prefectura que rigen el uso de máscaras al aire libre serán, por tanto, enmendados a partir de mañana para traducir esta nueva norma de sentido común con respecto a la evolución de la situación epidémica”, señaló el jefe de Gobierno.

Francia ha reportado 3.235 nuevos positivos por coronavirus en las últimas 24 horas, por debajo de los 35.000 diarios registrados durante el tercer pico en marzo.

Desde el inicio de la pandemia, el país ha registrado más de 5,6 millones de contagios de Covid-19 y más de 109.000 decesos. Francia ha vacunado a más del 58% de su población con al menos una dosis del suero contra el patógeno y el martes inició la vacunación de jóvenes entre 12 y 18 años, mientras las autoridades levantan progresivamente las restricciones.

La nación suramericana está inmersa en su peor pico prolongado desde el inicio de la pandemia. El martes, las autoridades sanitarias registraron el cuarto récord consecutivo de muertes por coronavirus, con 599 fallecidos. De ellos, 500 pertenecerían a días anteriores, pero todos ellos al catastrófico mes de junio.

“El incremento de las muertes ya muestra una tendencia de meseta e incluso los promedios móviles se siguen incrementando; no se observa todavía una tendencia de descenso y eso también es porque tenemos una positividad de las más altas”, explica a EFE la epidemióloga y analista de datos Silvana Zapata.

Colombia se acerca rápidamente a los 100.000 fallecidos por la pandemia y roza los cuatro millones de contagios, con 24.452 en las últimas 24 horas. Una situación que se agrava a medida que pasan los días, mientras las unidades de cuidados intensivos (UCI) ya han colapsado en varias ciudades del país.

Bogotá, la capital, sigue liderando la lista de regiones con mayor número de nuevos pacientes de coronavirus en sus hospitales, seguido por el departamento de Antioquia.

Pese a las dramáticas cifras, el Gobierno de Iván Duque sigue firme con la reactivación económica de casi todos los sectores para hacer frente a la crisis financiera derivada de la pandemia. Además, las masivas movilizaciones sociales convocadas desde el pasado 28 de abril con el Paro Nacional –ahora suspendidas luego de casi 50 días– y las graves violaciones de derechos cometidas durante las protestas han empañado la situación y la magnitud del coronavirus en la nación andina.

Según los expertos médicos, la situación en Colombia no responde solo a las movilizaciones o a las reaperturas, sino a las variantes del virus que circulan en el país y al flojo ritmo de vacunación.

En cuanto a la vacunación, Colombia apenas ha administrado 13 millones de dosis del suero contra el Covid-19 y menos de 4 millones han completado el esquema de vacunación.  El martes, el Ministerio de Salud anunció la apertura de la Fase 2 del Plan Nacional de Vacunación, que incluye las inoculaciones de personas privadas de libertad, población mayor de 45 años.

Falta poco para que inicien los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, aplazados por la pandemia de Covid-19. Este miércoles, el Comité Organizador anunció que los deportistas que incumplan las reglas contra el coronavirus podrían ser descalificados de las competiciones e incluso expulsados del país.

Japón está endureciendo las medidas de bioseguridad para evitar un rebrote de contagios, de cara a unos atípicos Juegos Olímpicos. Las medidas pasan por una estricta restricción del movimiento de los atletas y sus acompañantes o la estrecha vigilancia de su estado de salud durante su estancia.

Entre otras: los test de coronavirus a la entrada al país, las obligadas pruebas de saliva diarias, el uso obligatorio de mascarilla o el distanciamiento social dentro de la “burbuja” olímpica –el espacio acotado para las competiciones– dado que los deportistas no podrán viajar libremente a cualquier lugar del país.

Según el manual de las autoridades olímpicas, “podría ser objeto de estrictas medidas administrativas incluyendo procedimientos para la revocación del permiso de estancia en Japón” así como medidas disciplinarias que implican la retirada temporal o permanente para la participación en los juegos, o incluso la descalificación.

Unos 15.000 atletas olímpicos y paralímpicos competirán en Tokio 2020, donde también acuden casi 80.000 personas de los comités, trabajadores y acompañantes de los deportistas.

Sin embargo, pese a estas restricciones para controlar la pandemia y evitar un contagio masivo entre los atletas, el director deportivo del COI dijo que los deportistas que den positivo durante los Juegos no serán descalificados y recibirán el premio mínimo que habrían ganado en caso de haber seguido adelante, con el objetivo de “mantener la integridad de la competición”.

Por ejemplo, “un equipo que no pudiera participar en las semifinales sería sustituido, si fuera posible, por el equipo con el que se enfrentó en los cuartos de final”, pero el retirado recibiría la medalla de plata.

Este martes, Japón también anunció un nuevo máximo de 10.000 espectadores en las instalaciones deportivas, independientemente de cuál sea la situación de la pandemia en el momento de celebrarse los juegos en julio. La nueva norma es más estricta que la anterior decisión, que permitía la entrada del 50% del aforo total de las instalaciones deportivas.

France24 con EFE y Reuters

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...