Una ráfaga de cohetes fue lanzada por Hamas al sur de Israel

Una ráfaga de cohetes fue lanzada por Hamas al sur de Israel este domingo, país que respondió con nuevos ataques que apuntaron a objetivos del movimiento islamista, pero que deja varios civiles palestinos muertos. Al menos 33 personas, incluidos 13 niños y 10 mujeres, fallecieron en un nuevo bombardeo, que arrasó tres edificios en Gaza. En otro ataque, el Ejército israelí disparó contra la casa del líder de Hamas, Yahya Sinwar.

El Ejército de Israel y el grupo Hamas, que controla la Franja de Gaza, intensifican su intercambio de bombardeos, mientras los mediadores internacionales intentan negociar un alto el fuego y decenas de civiles quedan merced de los ataques.

Según fuentes médicas, al menos 33 palestinos, incluidos 13 niños y 10 mujeres, murieron cuando los israelíes dispararon y derrumbaron tres edificios en Gaza. “Estos son momentos de horror que nadie puede describir. Como si un terremoto golpeara el área”, dijo Mahmoud Hmaid, un padre de siete hijos que ha estado ayudando con los esfuerzos de rescate.

De acuerdo con el Ministerio de Salud del territorio de dos millones de habitantes, la nueva ronda de bombardeos aumentó a al menos 174 la cifra de palestinos muertos. Entre ellos, 47 menores y 29 mujeres. El número de heridos allí se elevó hoy a 1.200. Israel ha confirmado la muerte de diez de sus ciudadanos, entre ellos dos niños.

Hamas y el grupo militante de la Yihad Islámica han reconocido el fallecimiento de 20 combatientes desde que estalló el enfrentamiento el pasado 10 de mayo. Israel dice que el número real es mucho mayor y ha publicado los nombres y fotos de dos docenas de presuntos militantes que dice que fueron “eliminados”.

Israel informó que sus acciones están dirigidas contra refugios de Hamas en Gaza, las cuales intensifica. El Ejército aseguró que destruyó la vivienda del principal líder del movimiento islamista en el enclave palestino, Yahya Sinwar, quien al parecer no se encontraba en el lugar.

Se trata del tercer ataque en los dos últimos días contra las casas de altos líderes de Hamas. El movimiento islamista aumenta el disparo de cohetes hacia Israel, que según las autoridades del país realiza sin distinguir entre civiles y militares.

En la ciudad israelí de Ashkelon, Zvi Daphna, un médico, cuyo vecindario fue alcanzado por varios cohetes, dijo que vivieron momentos de “miedo y horror”.

Desde que comenzó la nueva confrontación, Israel ha arrasado varios de los edificios residenciales y de oficinas más altos de la ciudad de Gaza, al asegurar que albergan la infraestructura militar de Hamas. El sábado se dirigió al Edificio Al-Jalaa de 12 pisos, donde se ubican las oficinas de la agencia estadounidense Associated Press, AP, la cadena de televisión Al-Jazeera y otros medios de comunicación, junto a varios pisos de departamentos.

Tras el ataque, la AP dijo estar “conmocionada y horrorizada (…) evitamos por poco la terrible pérdida de vidas”, dijo el jefe de la agencia, Gary Pruitt, en un comunicado. Por su parte, el jefe de la oficina de Al-Jazeera en Israel y los Territorios Palestinos, Walid al-Omari, denunció los hechos como un “crimen de guerra” y acusó a Israel de causar “destrucción y muerte” y también de “silenciar a quienes lo muestran”. dijo a la AFP.

La ONU, la Unión Europea, Estados Unidos y Arabia Saudita se pronuncian sobre la situación en Gaza

Mientras se intensifican los ataques, este domingo el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reúne para discutir de emergencia la escalada de violencia entre israelíes y palestinos. El secretario general de la entidad, António Guterres, dijo estar “consternado” por el “creciente número de víctimas civiles” y “profundamente perturbado” por el ataque israelí contra Al-Jazeera y Associated Press en Gaza.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrel, informó que el martes los cancilleres del bloque se reunirán para mantener una reunión de emergencia en la que se aborde “cómo la UE puede contribuir en el mejor de los casos a poner fin a la violencia” entre ambos territorios.

Sobre las acciones de las últimas horas, las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) señalaron que atacaron “activos militares en la sede de inteligencia de Hamas en el norte de Gaza, dañando significativamente la infraestructura central de la organización terrorista”.

En su cuenta de Twitter, las IDF indicaron una vez más que actúan contra “una organización terrorista” que opera entre áreas civiles y que sus tropas advierten a los civiles con anticipación para que abandonen los edificios donde Hamas mantendría almacenamientos de armas.

Mientras las acciones entraban en su séptimo día, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita condenó lo que llamó “flagrantes violaciones” de los derechos de los palestinos por parte de Israel y pidió a la comunidad internacional que actúe con urgencia para poner fin a las operaciones militares.

El canciller saudita, el príncipe Faisal bin Farhan al-Saud, recriminó lo que considera la violación de la santidad de los lugares sagrados islámicos y el desalojo “forzoso” de palestinos de sus hogares en Jerusalén Este, en referencia al último estallido de violencia.

Cientos de personas protestaron a principios de este mes contra un nuevo plan para expulsar a familias palestinas de la ciudad sagrada, disputada por las dos partes como propia, lo que dejó cerca de 300 palestinos heridos. Hamas inició entonces el pasado lunes el lanzamiento de una lluvia de cohetes hacia Israel, que hasta ahora no ha dejado de responder con acciones bélicas, lo que aumenta cada vez más el conflicto.

El político saudita pidió a la comunidad internacional que cumpla con su responsabilidad de poner fin a esta “peligrosa escalada”, que actúe con urgencia para detener las operaciones militares y reactive las negociaciones de paz basadas en una solución de dos Estados.

Entretanto, el subsecretario de EE. UU. para Asuntos Israelíes-Palestinos, Hady Amr, intenta mediar entre las dos partes para que cesen las hostilidades, aunque hasta ahora el Gobierno de Joe Biden ha respaldado lo que califica como el “derecho de Israel a la defensa”. Biden mantuvo el sábado una conversación telefónica con Netanyahu y expresó su preocupación “por los periodistas”, habló también con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, con quien destacó “la necesidad de que Hamas deje de disparar cohetes contra Israel”.

Un diplomático egipcio advirtió que los ataques de Israel a los líderes de Hamas complicarían los esfuerzos de un alto el fuego. Cualquier mediación se dificulta por el hecho de que Estados Unidos y la mayoría de las potencias occidentales no hablan con Hamas, al que consideran una organización terrorista.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reúne este domingo para tratar de mediar en este nuevo capítulo del conflicto de larga data.

France24 con Reuters, AP y EFE

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...