Por eso estamos como estamos. Por Carlos Ismayel

Viendo las cosas que están pasando en muchas partes del mundo, la verdad es que no me extrañaría que en cualquier momento se proponga celebrar un homenaje a los miembros de la banda del Picure. Sí. Así como lo leen. Porque si en la ONU Maduro tiene un sillón privilegiado en el Consejo de Los Derechos Humanos, ¿Por qué los capos de esa banda no pueden pretender contar con una butaca en la Asociación de Ganaderos del estado Guárico? Así estarían parejos malandros con malandros. Cada quién en su nivel, Maduro en la ONU y los otros aquí, en su territorio. 

 

Esto que escribo lo motiva la noticia según la cual Maduro hablaría en la Cumbre Iberoamericana a celebrarse en Andorra. “Agárrenme ese trompo en la uña”, dijera mi Compadre Alberto González, mientras me pregunto en silencio ¿será que lo invitan para que diga quienes son los enchufados que tienen sus cuentas y depósitos en la banca de ese principado? Porque así si sería útil esa invitación de marras, porque de otra manera seria una grandísima alcahuetería que además representa una cachetada a los venezolanos que nos preguntamos ¿A razón de qué Maduro participa en esa cumbre, si los propios españoles han dicho, una y otra vez, que Maduro no tiene legitimidad de origen?

 

Esta es la figura del mismísimo mundo “patas pá’rriba”, o mejor dicho bizarro. Cualquier dia de estos sale una foto del diablo paseándose por los pasillos del Vaticano, fotografiándose con los vistosos guardianes suizos. Así están las cosas en este planeta acorralado por un virus que se ha “echado al pico” a millones de seres humanos y a estas alturas de ese holocausto nadie sabe que pasó a ciencia cierta. Nadie pone la cara a esta desgracia que suponemos debe tener por lo menos, a un responsable de que el planeta y sus billones de habitantes estén en cuarentena prolongada. Mientras tanto nos conformamos con que Derek Chauvin, el policía que mato al exponente del racismo negro George Floyd el pasado 25 de mayo 2020 en Minneapolis, admite su responsabilidad en ese crimen tan repudiable.

 

Mientras en Guárico siguen muriendo cientos de guariqueños valiosos como la muerte reciente de un insigne Guariqueño, mí compadre querido el Ing. Manuel Ortega Lovera, y sin embargo el gobierno regional no hace sino torpedear las acciones de la Sociedad Civil de San Juan de los Morros que ante tanta injusticia decide realizar un Radio Maratón para recolectar insumos para el hospital y el gobierno regional suspende la actividad que realizará la Sociedad Civil, pero a pesar de la negativa gubernamental al igual que lo hizo el Bravo Pueblo de Zaraza, que hizo una recolecta y compraron  insumos con ambulancia incluida que donaron al hospital, ¡así se hace zaraceños!;  San Juan también lo hará. Como diría mi paisano Antonio Ledezma, “no desmayen Sanjuaneros Arriba Corazones”

 

Lo cierto es que se están dando maromas que no tienen como explicarse. Como aquella visita que le hicieran algunos magistrados del TSJ chimbo, con regalo y todo, a la Fiscal Fatou Bensouda en la sede de La Corte Penal Internacional, o sea, los supuestos perpetradores de crímenes de lesa humanidad paseándose por los estrados de sus jueces naturales. Mientras que aquí, en Venezuela los medios de comunicación siguen siendo linchados mediante medidas judiciales que se dictan a capricho de quienes detentan los poderes. Pero lo mas triste de esta historia real es que hay algunos incautos que creen que eso se va a remediar con elecciones regionales o un eventual revocatorio, que desgracia. ¡Que Dios nos agarre confesados!

 

Carlos Ismayel

@CYsmayel

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...