Louvre del vino: conozca al dueño de la colección de botellas más raras del mundo

Las colecciones son aficiones que llenan de satisfacción a quienes se dedican a esta labor. Ese es el caso de Michel-Jack Chasseuil, un francés de 79 años que se dedica desde hace 40 décadas a coleccionar botellas de vino.

Esta bebida que para muchos sería un excelente aperitivo para una noche de tertulia entre amigos, para Chausseuil se convirtió en su pasión que a lo largo de sus años le dio innumerables satisfacciones.

Su amplísima colección se encuentra ubicada en la Chapelle-Bâton, un pintoresco pueblo de la región Deux-Sevres al oeste de Francia. Para Chasseuil, el coleccionar es un placer que lo acompaña desde su juventud.

Su padre quien fue un humilde cartero lo indujo a esta pasión de coleccionar, pues al principio fueron los sellos que lo inspiraron a desarrollar ese espíritu de búsqueda e investigación. Después fueron las monedas y posteriormente los minerales de todo tipo que lo apasionaron por varios años.

Su gusto por el vino inició en la década de los años 70, para entonces este hombre había decidido que su futuro estaba destinado a cuidar su colección. La bodega donde guarda los vinos la denominó “El Louvre del Vino”.

Allí se encuentran más de cuarenta mil botellas, cada una de ellas con una historia que apasiona a cualquier especialista en la materia y que además resguarda con extrema seguridad: dos puertas blindadas, sistema de trampas, cerraduras especiales y gas peligroso.

Entre su colección también destaca otras variedades de licor como: un Armagnac de (1797) que se precia en ser el brandy más antiguo del mundo, además de un ron de 1830, coñacs de 1811 del año del gran cometa, denominado así por permanecer visible durante 260 días en muchos puntos de la tierra. También posee los vinos más selectos como: Pétrus, Château d’Yquem, Cheval Blanc o Coche-Dury.

Asimismo, entre su colección resaltan vinos más convencionales como los Cabernet-Sauvignon quienes reciben su nombre, gracias a la variedad de uvas utilizadas en su producción. Estos vinos son un excelente acompañante de los platos de carnes rojas y son referentes a la hora de recomendar su degustación en las reuniones sociales.

Su colección es tan amplia que no es de extrañar que posea vinos blancos, de los cuales destaca la variedad de Chardonnay, una de las que más produce México y que son ideales para acompañar platos con carnes blancas y mariscos.

En el artículo “Vinotecas” publicado en el portal informativo DULCEhogar, señalan que “la mejor forma de conservar los vinos es en una vinoteca, ya que mantendrá la temperatura y la humedad sin variaciones. Gracias a que no hay acceso a la luz solar, se evita que el vino se deteriore por oxidación. El proceso de oxidación se observa a simple vista, pues los vinos blancos se oscurecen, mientras que los tintos adquieren matices marrones”.

DC

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...