¡En las crisis unos lloran y otros venden pañuelos!. Por Gervics Medina (@gervisdmedina)

Un reconocido economista dijo una vez: “Lo difícil no es tener nuevas ideas, sino dejar de tener las mismas ideas una y otra vez”…

A finales del siglo 19, cuando el 40% de toda la actividad empresarial de los EEUU se detuvo. “Thomas Edison” fundó “General Electric”. En 1929, inició la gran depresión económica la cual duró 4 años,  Roy y Walt Disney abrieron su empresa.

En 1973, en una recesión económica de 16 meses, “Bill Gates”; “Paul Allen” y “Steve Ballmer”; fundaron “Microsoft”.

Empresas como “FEDEX”;  “HP”; “Google”;  “IBM”, “General Motors”;   y muchas más que no conocemos, también nacieron en tiempos de crisis. En otras palabras  una crisis económica simplemente es: ¡Cuando el sistema económico necesita renovarse  para poder seguir funcionando..

Dijo una vez el físico Albert Einstein: “La crisis, es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos”; “En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento” ¡Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía! ¡Sin crisis no hay méritos!

Yo digo, que en tiempos difíciles existen dos tipos de personas; “los que lloran  y los que venden pañuelos”. Así que espero, que estés encontrando tu camino. Porqué el mundo está cambiando muy rápido y a nosotros no nos queda opción, más que cambiar con él.

¡Decir que todo está malo y ponernos a llorar, no va a solucionar los problemas! Quejarse de la situación económica, financiera, política, no llega a nada. Debemos ocuparnos en cómo resolver los problemas y aprovechar la situación de crisis para identificar el propósito de nuestras vidas, saliendo del confort, entendiendo el entorno y sobre todo, lo más importante, aceptando la crisis para iniciar el tránsito por el desierto y arribar a la tierra prometida.

¡Es en esos momentos de incertidumbre cuando las reglas cambian! ¡No es el más fuerte ni el más inteligente el que sobrevive! ¡Sino el que más rápido se adapta a la realidad en la que se encuentra!

¿Y qué está pasando hoy? ¡Pues, lo que había funcionado por mucho tiempo en el mundo de los negocios, ya no funciona!  Por primera vez en mucho tiempo, no es un diploma o un certificado lo que te asegura un ingreso estable. ¡Sino un conjunto de habilidades  y entre ellas la “habilidad” de saber adaptarse rápido a la realidad!

Porque para aquellos que fuimos criados como la mayoría, estas se encuentran  en cada rincón de nuestra mente. ¡Y la verdad! ¡Es que el mundo recompensa a quienes hacen, no a los que piensan en hacer! ¡El mundo recompensa  a quienes salen a buscar; a quienes tocan puertas; a los que piden; no a los que esperan recibir lo que les toque!

¡Todos los grandes  cambios están precedidos por el caos!

¡El progreso es imposible sin cambios, y aquellos que no pueden cambiar de opinión  no pueden cambiar nada dijo: “George Bernard Shaw”!

¡Recordemos que “Dios” y nuestra nación cuentan con nosotros, a través de la colaboración y coordinación en la extensión de las políticas buenas y prósperas para obtener una calidad de vida y de buenos gobernantes! ¡Pero para ser buenos venezolanos debemos ser buenos ciudadanos! Y les recuerdo lo siguiente: “Venezuela con todo su hierro y todo su Petróleo, nunca valdrá más que sus habitantes”.

¡Las personas optimistas convierten cada situación en una oportunidad! No importa cuán difícil se presenta el día, lo importante es la capacidad y las ganas de obtener el beneficio del sacrificio.

Otras personas se preguntan ¿Cómo es posible que en la crisis existan oportunidades? Les respondo con mi experiencia. ¡En la crisis económica y financiera de los años 90! Me propuse a diseñar y “vender pañuelos blancos” con mi amigo “Chuy”, compañero de oficina y elaboramos una estrategia para la venta, y en la jerga de vendedores narrábamos lo siguiente: “Ante las crisis unos lloran y otros vendemos pañuelos”;  prefiero vender pañuelos que ponerme a llorar. ¡Y si tú lloras,  yo te venderé el pañuelo, para que seques tus lágrimas!  Pues, salimos del atolladero económico y vendimos miles de pañuelos blancos, sólo en el edificio de seguros donde trabajamos como oficinistas.

A veces la brecha es muy grande y nos cuesta transitar el desierto de la crisis y ver en las cosas inesperadas, aquello que en apariencia es totalmente malo, esas cosas  son: ¡La oportunidad! ¡El emprendimiento! y ¡El propósito!

Charles Darwin dijo: “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor responde al cambio”. ¿Pero cómo sobrevivir cuando las variaciones son bruscas e inesperadas? En la actualidad buscamos respuestas incesantemente. Es lógico, vivimos un periodo de grandes transformaciones. Y para sobrevivir, son muchos los que ya no tienen otro remedio y necesitan reinventarse.

¡La vida me ha enseñado que las oportunidades están disfrazadas de fracaso! Por ello, muchas personas no las descubren y para poder tener éxito en la vida es necesario, aprender a ver más allá de las apariencias. ¡Mientras exista oxígeno en los pulmones, habrá vida, donde hay  vida, habrá oportunidad. ¡Los únicos que no tienen problemas son los muertos! Todo lo nuevo produce temor y ese temor se llama miedo, acepta el reto de cambiar la crisis y ponte a “vender Pañuelos”.

 

Gervis Medina / @gervisdmedina

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...