El pueblo está Bravo II. Por Joaquin Chaparro O. (@joaquinchaparro)

En Venezuela, estamos envueltos en una dinámica sociopolítica que empeora de manera vertiginosa con pronósticos dramáticos para el país en general, con un régimen desplazado  en el poder, con una oposición obligada a una visión común de Venezuela, así como de modelo político, económico e ideológico para la convivencia y un pueblo huérfano de liderazgos aguas abajo, de orientación política que lo tiene a la deriva, sin rumbo propio, asociado a una ruptura profunda como cuerpo social; lo cual puede desencadenar un estado de anomia social sin precedentes en la historia patria que tienda a desconocer el estado de autoridad con un alto precio político para el  régimen.
Producto de las circunstancias actuales, vivimos un estado de protestas e inconformidad  generalzadas  socialmente en marcha, controlado por una parte, mediante tácticas propagandísticas que influye en la población más vulnerable con simples e insignificantes dadivas a través de un sistema alimentario (Clap) y de bonificaciones (Carnet de la patria), demagógico y discriminatorio; por otra parte, el pueblo es inmovilizado a través de una fuerte represión social violatoria de los DDHH.
Es oportuno prevenir una rebelión social porque puede convertirse en corto plazo (muy corto), en un fuerte estallido social de graves consecuencias para todo el país.
En ese marco de ideas, el régimen no muestra ninguna capacidad para suministrar alimentos, medicinas, gasolina, agua, energía eléctrica, entre otros servicios públicos por lo cual, utiliza la fuerza y la represión como medio de persuasión para contener la protesta de un pueblo que esta bravo, que desea atención inmediata a sus problemas, servicios públicos de calidad, trabajo, alimentación, seguridad social, medicinas.
A esa situación, se le suma trágicamente la llegada del Covid-19, desnudando la realidad de un sistema de salud colapsado e implosionado por la corrupción administrativa del régimen, mostrando fuertes debilidades para enfrentar cualquier tipo de contingencia. Todo indica que la Pandemia “made in China”, puede causar serios problemas  (Dios quiera que no), si no se realizan urgentemente las inversiones preventivas y curativas requeridas, insisto “Quédate en tu casa.”
Por tanto, como dirigentes sociales y políticos debemos convertirnos en entes catalizadores de la protesta colectiva para asignarle direccionalidad hacia metas y objetivos concretos para salvar la República, rescatar la Democracia, el Estado social de derecho, hacer respetar los Derechos humanos. Debemos tender puentes con todos los sectores de la sociedad civil para lograr los mecanismos adecuados constitucionalmente para lograr la transición concertada hacia la Democracia.
Por todo lo expuesto, recomiendo estar pendientes de cualquier escenario que pudiera aparecer en esta dinámica política e interpretar el descontento popular a nivel nacional porque el Pueblo esta bravo. Inspiremos confianza, los demócratas arreglamos esto, YAiii.
“Todo Reino dividido por luchas internas va a la ruina y se derrumba casa por casa”. Jesús de Nazaret.
Joaquin Chaparro O. / @joaquinchaparro
Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...