Producción de lácteos está en emergencia

El campo está en emergencia según alertan productores agropecuarios del país, al indicar que en lo que va de 2020 la producción láctea ha caído un 27%, dejándose de comercializar un millón 700 mil litros de leche diariamente, según informó el Observatorio del Circuito Lácteo (Oclac).

La crisis económica que provoca la hiperinflación, la falta de políticas que incentivan la inversión privada, el cerco que tienen los trabajadores del campo para acceder a créditos bancarios y la drástica caída del consumo, son los factores que hacen que el sector esté deprimido y lo más crítico del asunto es que esta cruda realidad se traslada al bolsillo de los venezolanos.

María Nuñez, obrera de un liceo en Barrio Unión, quedó pasmada cuando fue a comprar un kilo de queso y le pidieron 280 mil bolívares, un valor que rompe la barrera del salario mínimo que ella devenga al mes. “Ni pensar en comprar queso, tocará comernos la arepa pura”, soltó la mujer. En tan sólo una semana el queso aumentó Bs. 60 mil, tuvo una variación de 30% según indicaron comerciantes.

Aunque este rubro se mantiene con rotación continua en los anaqueles de abastos y supermercados, vendedores afirman que cada vez es más caro y escaso. Andrés Kowalski, director de Oclac, señala que mientras haya menos leche en el país para abastecer la demanda nacional, el precio de productos derivados como el queso seguirán escalando.

“Febrero es de fuerte sequía en Venezuela y el 86% de los productores del campo no se prepara para enfrentarla, porque se requiere grandes inversiones como abastecerse de urea de diciembre a mayo para que el rebaño tenga pasto de calidad y pueda producir más leche. Esas grandes inversiones se dejaron de realizar en las fincas. El sector agropecuario ha estado atrofiado en los últimos 21 años ya que después de tener incentivos del Estado para adquirir materia prima, asignación de divisas a una tasa cambiaria baja, trabajar con una moneda local fuerte, ahora enfrenta un mercado libre, con una economía dolarizada, falta de insumos como maquinarias y alimentos balanceados, y una competencia desleal, por la cantidad de productos importados que desplazan a los nacionales”, explicó.

El especialista asegura que esas condiciones de inseguridad económica han impulsado la extracción ilegal de leche y carne hacía Colombia. “En Venezuela se están produciendo 4.800.000 litros de leche al día. El 65% de esa producción se concentra en estados fronterizos. Por siglos ha habido un intercambio no legal para este país y en momentos donde la población cada vez tiene menos poder adquisitivo, algunos productores ven más rentable vender afuera donde pagan en dólares. Sino tuviésemos ese mercado de extracción posiblemente hubiese desaparecido el 70% de los productores del país”, advierte el especialista.

Mario Oropeza, presidente de La Asociación Venezolana de Criadores de Ganado Carora (ASOCRICA), resaltó que el precio del litro de leche nacional no cubre los costos de producción y es otro aliciente para la crisis agropecuaria. En promedio un litro a puerta de corral, es pagado en 20 mil bolívares (27 centavos de dólar), versus los 115 mil bolívares que vale procesada, cuando llega a consumidores.

“Todos los insumos están dolarizados y mantener una propiedad productiva requiere de comprar alambres de púas, pagar vacunas, conseguir los alimentos concentrados que ya se dejaron de producir en Venezuela a base de sorgo y maíz, e importar los repuestos y maquinarias para el ordeño, eso es una tarea titánica. Ahora nos enfrentamos a un dilema, entre cuánto se oferta y cuánto está dispuesta la gente a pagar, esa situación esta provocando que la economía nacional sea cada vez más pequeña”, expresó.

La Prensa de Lara

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...