¡Atroz! Informe de Bachelet revela lo que viven las mujeres detenidas por el régimen

En el informe de la alta comisionada para los derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, se detalló lo que viven las mujeres detenidas por el régimen de Nicolás Maduro, por motivos políticos y pensar diferente.

«El Acnudh documentó casos de violencia sexual y de género contra mujeres y niñas durante su detención, en particular por efectivos del Sebin y de la Dgcim, así como por oficiales de la GNB», destacó el informe, en el segmento 4 que trata de las detenciones arbitrarias.

Destacó el documento que «las mujeres entrevistadas dieron cuenta de agresiones físicas tales como arrastrarlas por el pelo y tocamientos inapropiados, amenazas de violación, desnudez forzada e insultos sexistas y de género, con la finalidad de humillarlas y castigarlas, así como para extraerles confesiones».

Agregó que en la mayoría de estos casos, se sometió a las mujeres y los hombres detenidos a una o más formas de tortura o trato o pena cruel, inhumana o degradante, como la aplicación de corriente eléctrica, asfixia con bolsas de plástico, simulacros de ahogamiento, palizas, violencias sexuales, privación de agua y comida, posturas forzadas y exposición a temperaturas extremas».

“Las autoridades no han investigado con prontitud, efectividad, exhaustividad, independencia, imparcialidad y transparencia las denuncias creíbles de torturas y malos tratos, incluyendo casos de violencia sexual y de género, no han puesto a los presuntos responsables a disposición de la justicia, ni han proporcionado reparaciones a las víctimas».

Uno de los centros de detención más peligroso para las mujeres, según el informe, es El Helicoide, que «no está adaptado para cumplir los estándares específicos de género. El Acnudh entrevistó a varias mujeres que estuvieron detenidas en El Helicoide quienes indicaron que solo hay una celda asignada a mujeres».

Esa única celda «está superpoblada y vigilada principalmente por hombres, a pesar de haber guardias mujeres trabajando en las instalaciones. Los guardias, así como otros reclusos ejercían presión sobre las mujeres para que intercambien sexo por privilegios y/o protección».

Por otro lado, «varias mujeres también dijeron no tener acceso a asistencia médica especializada y que, a diferencia de los hombres, no siempre se les permitía salir al patio o al gimnasio. A las mujeres detenidas por motivos políticos a menudo les denegaron las visitas».

Caraota Digital

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...