Haga clic aqui

En Cuba, Díaz Canel huye del pueblo tras ser abucheado

Vecinos del municipio Regla, en La Habana, han increpado a la comitiva del gobernante Miguel Díaz-Canel, que visitaba a los damnificados, a gritos de “¡Descarados!” y “¡Mentirosos!”

En un pequeño video compartido en las redes sociales puede verse a la multitud abucheando a la comitiva gubernamental que llegó al lugar en autos Mercedes-Benz. Los agentes que custodiaban la comitiva tuvieron que salir literalmente corriendo de Regla, una de las zonas más afectadas por el paso del tornado este domingo.

El gobierno de Díaz-Canel carga con una oleada de críticas tras vender alimentos y materiales de construcción a los damnificados del tornado. El fenómeno meteorológico, con vientos de más de 300 km/h, azotó la capital el pasado domingo dejando un saldo de 4 muertos y varias decenas de heridos.

El gobernante ha visitado los lugares afectados por el tornado y alardeó en Twitter de la unidad del pueblo en torno a “sus dirigentes”.

Este jueves Zenaida Romeu, directora de la prestigiosa Camerata Romeu y una de las instituciones más apreciadas de la cultura cubana, denunció en su cuenta de Facebook haber sido expulsada de Regla por la Policía cuando ella y 18 de sus músicos intentaban llevar ayuda a los damnificados.

“No puede admitirse que tantas personas estén impidiendo y frenando un gesto solidario que es humano, altruista, hermoso, benéfico, espontáneo y propio de lo mejor del ser humano. En lugar de eso nos conminaron a irnos y nos trataron como delincuentes peligrosas. Es una VERGÜENZA”, escribió Romeu.

Díaz-Canel ha negado a los exiliados cubanos la posibilidad de establecer un canal de ayuda humanitaria para los damnificados y tal y como es costumbre en el caso cubano, exige que las donaciones se realicen a través de una cuenta gestionada por el gobierno.

El Nuevo Herald

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...