Un hombre empapeló la ciudad para encontrar a una chica

Un joven que empapeló la ciudad española de Murcia luego de enamorarse en el tren de una joven con la que no cruzó palabra. La muchacha le respondió y se mostró enojada y asustada. “Me asustás, acosador”, dice un pasaje de la respuesta.

Sergio Moreno, un joven español que se “enamoró” en el tranvía de Murcia recibió una dura negativa que, por lo menos, tendría que hacerlo reflexionar acerca del acoso hacia la mujer. Lo que para algunos fue una iniciativa “romántica”, para la joven protagonista es una situación de acoso muy incómoda. Ella contó su versión y destrozó al muchacho.

“Ojalá aquella noche del bando no me hubiera subido al último vagón del tranvía en la parada de la Plaza Circular. Me acompañaban mis amigas y sólo quería llegar a casa para dormir después de las fiestas. Así que cuando se bajaron, me senté en los sitios que dejaron. Estaba agotada, sin embargo no hay descanso para las mujeres, ni siquiera en el transporte público”, dice el descargo de la joven.
Es que el muchacho había expresado en el panfleto que distribuyó que: “Me sorprendí a mí mismo en el momento en el que me di cuenta de que no podía apartar mis ojos de ti”.
Ella lo vivió muy distinto. “Por suerte no iba sola contigo en el vagón. De ser así, me habría bajado inmediatamente: reglas de supervivencia para mujeres. No dejabas de mirarme y eso me asusta. Así que cuando te miraba, te desafiaba. Quería que vieras mi hostilidad. Que no se te ocurriera acercarte”, describió ella.
“Sentí alivio cuando vi que ibas a bajarte. Pero no te detendrías ahí. No. Tuviste que insistir. Así que desvié la mirada mientras me hacías gestos para que me bajara contigo. ¿Estás loco? Te ignoré. Te rechacé. ¿Qué esperabas?”, cuestionó.
“No te rindes. No lo entiendes. Ahora toda Murcia está empapelada con tu declaración ‘de amor’, reclamándome para ti. Pero no es más que una declaración de acoso. No te has parado a pensar ni un segundo en mí. ¿Cómo crees que me hace sentir leer tu entrevista en los periódicos? ¿Crees que un desconocido, que no me conoce, puede saber cómo hacerme feliz? ¿Qué clase de amor enfermo es ese?”, le reclamó.
“Si de verdad quieres sacarme una sonrisa, dejá de buscarme. Dejame. No insistas más”, concluyó.
DC/EI
Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...