Beneficios del yoga para las mujeres embarazadas

Cuando las mujeres se enteran que están embarazadas, son muchas las preguntas que se hacen y piensan en que la etapa de gestación sea lo más saludable posible; para ello, es ideal practicar técnicas que permitan relajar el cuerpo y así cuando la pancita vaya creciendo no sientan tanto dolor en la espalda, piernas, columna y demás.

Hay una disciplina que aporta múltiples beneficios tanto para la futura mamá como para el bebé que va creciendo dentro; se trata del yoga pre-natal, es importante aclarar que esta actividad debe realizarse bajo la supervisión de un especialista y con el consentimiento de un ginecólogo-obstetra.

Sara Zomer, especialista en el tema, estudió la asistencia de partos con Ina May Gaskin, en The Farm Midwifery Center; Yoga Prenatal con Gurmukh y SpiritBabies Yoga en Golden Bridgen LA; Yoga y Espiritualidad Judía en Isabella Freedman y Viniyoga en Akila Yoga y Danza. Además, es Coach de Salud Integral, certificada por el Institute of Integrative Nutrition, ha cursado varios talleres y seminarios de terapia yógica, yoga prenatal, masaje tailandés y desarrollo humano.

Sara Zomer ha dictado clases de yoga prenatal por diez años en Panamá y explica los beneficios que aporta este tipo de disciplina en las mujeres embarazadas:

– Uno de los más importantes, es poder crear comunidad con mujeres que están viviendo lo mismo. Sara explica que aunque brinda clases privadas, siempre exhorta a las mujeres a tomar clases en grupo. “En nuestra clase los primeros diez minutos son para desahogarse y compartir con las demás compañeras lo que han experimentado en los últimos días”, expresa.

– Muchas personas imaginan que el yoga es una práctica de posturas casi de circo, sin embargo; Sara nos aclara que las clases prenatales están lejos de eso. En este caso se practican posturas y movimientos con el fin de fortalecer y estirar los músculos, y así prevenir o corregir molestias, especialmente en la espalda, donde se siente continua presión durante la gestación.

– Las técnicas de respiración son muy importantes, ya que ayudarán a manejar el estrés diario y son claves para tener una labor de parto más llevadera y relajada.

– Según indica la especialista, la meditación también es vital para el crecimiento personal y la salud mental; por ende, en cada clase de yoga prenatal que dicta, practica al menos cinco o diez minutos de meditación. “No hay mejor manera de crecer como ser humano, que sentarse en silencio a observar la mente, y aprender a conocernos mejor”, dijo Sara Zomer.

Ahora bien, no sólo es necesario conocer los beneficios, sino también las diferencias que existen entre una clase normal de yoga y una de yoga prenatal:

Lo primero que se debe saber es que cuando estamos embarazadas, los cambios que se dan en nuestro cuerpo son muchos, no sólo es la barriga la que cambia, sino que presentamos molestias en la espalda desde los dos meses de gestación, las coyunturas están sensibles, por lo que en clases regulares de yoga, podemos sentir incomodidad en las muñecas, rodillas y espalda.

En una clase de yoga prenatal, no hay posturas de inversión, como por ejemplo parada de manos, de cabeza, ni nada parecido; tampoco se practican posturas sobre la barriga, ni ejercicios abdominales.

La especialista asegura que si se tiene un embarazo saludable, se puede practicar yoga; si no lo has hecho anteriormente no te preocupes, las clases se adaptan a todos los niveles y etapa de embarazo.

DC|T

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...