Nairo Quintana es el líder de La Vuelta a España

Tuvieron que llegar las rampas como torturas de La Camperona, el sol de agosto del Valle de Sabero, la primera etapa exigente de La Vuelta para que al fin Nairo Quintana pudiera desprenderse de Chris Froome y de todas sus frustraciones del Tour. Fue apenas una escaramuza, un contraataque en el último kilómetro, pero suficiente para alcanzar el maillot rojo. La victoria de etapa había sido para el uzbeco Serguéi Lagutín, triunfador de la escapada consentida.

Más allá de la primera conquista en una grande para el veterano ciclista del Katusha -“un sueño hecho realidad”-, la jornada dejó tres apuntes interesantes antes de las dos nuevas etapas de montaña que se avecinan, mañana con final en el Alto del Naranco y el lunes en los Lagos de Covadonga. Dejó la sonrisa de Nairo y las dudas de Froome pero, también, la recuperación de Alberto Contador. Magullado tras la caída en la previa, el madrileño no sólo no perdió demasiada comba -25 segundos con Nairo-, fue capaz de resurgir en las últimas cuestas para también dejar atrás al ogro del Sky. Un golpe de efecto psicológico porque él mismo reconocía que el objetivo “era salir vivo”.

Después de una etapa anodina, en la que el pelotón permitió la gloria al numeroso grupo de escapados -con ventajas por encima de los 10 minutos-, fue el Movistar el que apretó mientras se aproximaban las temibles rampas de La Camperona, único puerto del día. Primero Rojas, pero sobre todo Rubén Fernández, fueron aligerando el grupo y delatando debilidades. Así el propio Froome fue de los primeros en pasar dificultades, aunque al poco logró conectar. Incluso contraatacó, en un misterioso alarde.

A su rueda el colombiano, que al cabo le dejó tieso con un tremendo latigazo, a bloque hasta la meta en la que le aventajó en 33 segundos. Contador había mostrado debilidad mucho antes, pero también consiguió revivir, alcanzar a Froome e incluso sacarle ocho segundos en la meta. “Estoy satisfecho, porque el objetivo era salvar el día. Ni siquiera sabía si iba a poder salir.

Cuando he visto que tenía piernas para pasar a Froome… Mañana será otro día, muchos días lo pagas dos días después y es una etapa de mucha montaña”, reflexionaba sobre su mala fortuna, la que la ha llevado a descartar el color negro de su montura, pues así se fue al suelo en el Tour y también en La Vuelta.

Nairo, al que le escolta en la general su compañero Alejandro Valverde, ya fue líder de La Vuelta en 2015, un día. “Me refuerza verme un punto por delante de mis rivales. Esperé el ataque de Froome y todo salió bien. Tengo un gran equipo y vamos a defender la roja”, reivindicó Quintana, que goza de 27 segundos de ventaja con respecto al tipo con el que tantas derrotas acumula. “Hay corredores en mejor forma que yo”, resumió el británico.

DC | EM

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...