Lluvias en Argentina salvan cosechas

En un momento donde se estaba en  juego la suerte del rinde de la cosecha 2015/2016 en todo el país, las lluvias fueron generalizadas y permitirán consolidar una producción total de granos de al menos 105 millones de toneladas, según Ernesto Ambrosetti, economista jefe del Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina (SRA). “Vale recordar que la cosecha 2014/2015 fue, en medio de rindes excepcionales, de 109 millones de toneladas”, indicó.

El productor y contratista de maquinaria agrícola Jorge Scoppa, vio cómo se salvaron sus cultivos de soja de una sequía amenazante. En Casilda, en el sur de Santa Fe, y en Humberto Primo, en el centro oeste de esa misma provincia, dos lugares donde sembró la oleaginosa, cayeron 40 milímetros y 110 milímetros, respectivamente. “La soja estaba en pleno llenado de granos y había perdido de 10 a 15% de potencial de rinde. Ahora no vamos a tener una excelente cosecha como el año pasado, pero apunta para ser de buena a muy buena”, dijo

Luego de tres semanas con fuertes déficit de humedad en gran parte de los suelos de la pampa húmeda, las precipitaciones de este fin de semana regaron con generosos registros amplias zonas de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y también de Córdoba, donde esperaban el agua con ansiedad. En Córdoba, no obstante, hay regiones del sur provincial que vienen arrastrando una complicada situación de campos anegados y las últimas lluvias agravaron el panorama. En Huinca Renancó, por ejemplo, llevan acumulados 385 mm en la que va del año.

 

“Estas lluvias eran esperadas para asegurar la soja. Los cultivos las estaban necesitando. En la franja del norte bonaerense -una de las regiones con falta de agua- hubo registros de hasta 75 milímetros y algunos lugares pudieron superar eso”, ilustró Stella Carballo, investigadora del Instituto de Clima y Agua del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

 

Pese a la generalidad de las precipitaciones, hubo situaciones dispares al interior de una misma región o partido. Justamente eso ocurrió en la zona núcleo del norte bonaerense, que soportaba fuertes déficit de agua. En Pergamino, por ejemplo, se contabilizaron de 15 a 60 milímetros, mientras en Arrecifes, a pocos kilómetros, ayer registraban a media mañana sólo 13 milímetros.

 

Scoppa subrayó que las últimas precipitaciones son un “buen aliento” para la cosecha y que llegaron “en el límite” para cultivos de soja y maíz de siembras tardías que estaban sufriendo pérdida de rendimiento. En rigor, según este productor, igual habrá una merma de rinde, pero se logró frenar por las lluvias. “Hay pérdidas, según las zonas, de 10 a 15%. En soja no vamos a tener los 61 millones de toneladas del año pasado, pero sí al menos 58 millones”, dijo.

 

Al margen de los buenos registros, la investigadora del INTA Castelar llamó la atención que en el sur de Córdoba las últimas precipitaciones pueden complicar la situación de campos que venían empapados.
“En general, la zona está bastante complicada por excesos hídricos. Campos y caminos complicados”, escribió al respecto en la red social twitter @MartinLbye luego de informar sobre 50 milímetros en Laboulaye.

 

DC/GDA

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...