Twerking ¿Baile atrevido o una nueva forma de ejercitarse?

El twerking tiene su origen en un tipo de danza africana, llamado mapouka, que las mujeres practicaban en ciertos rituales religiosos. Posteriormente, se cree que llegó al continente americano con los salones de baile jamaiquinos. Consiste en realizar movimientos rápidos de cadera y nalgas flexionando las rodillas, por lo que es considerado muy provocativo.

Pero el término twerk se remonta a 195 años atrás. Según investigadores una palabra parecida (twirk), se habría usado en el pasado para referirse al movimiento de torsión o contracción y en 1901 se cambió por el que se conoce actualmente. Así fue como comenzó a usarse popularmente e incluso puede encontrarse en el diccionario de Oxford.

Desde siempre ha sido un baile polémico. Mientras en 1990 algunos países africanos lo prohibían en televisión por su alto contenido sexual, en Estados unidos comenzaba a formar parte de la cultura del hip-hop y era bailado por las strippers para provocar a sus clientes a cambio de propinas.

Fue recientemente que el twerking adquirió fama mundial. Cantantes como Rihanna y Nicky Minaj lo utilizan en coreografías, pero después de la actuación de Miley Cyrus en los Video Music Awards de 2013, esta forma de bailar fue muy cuestionada en medios de comunicación y en las redes sociales por considerarse “vulgar” y “subida de tono” al simular el acto sexual.

El Twerking como ejercicio
Pese a las críticas, esta controversial manera de moverse actualmente está tomando los gimnasios. En Estados Unidos, Ray Tabora ha encontrado en el twerking una forma muy divertida de quemar calorías. En una entrevista, el entrenador afirmó que al ser un baile en el que se usan las piernas y los glúteos con fuerza, ayuda a aumentar el metabolismo, porque el corazón late más rápido, al igual que sucede con el zumba.

Al detallarlo, el twerking requiere movimientos de abdomen, pantorrillas, espalda baja y glúteos de quien lo practica. Según estudios y directrices del American College Sports of Medicine, al ser una danza vigorosa podría ayudar a quemar, aproximadamente, ocho calorías por minuto. Y si es realizado durante una hora, representa un consumo de entre 300 y 400 calorías.

Esta tendencia y habilidad de “tintinear” el trasero se ha hecho muy popular en Internet. Si busca en su navegador la palabra twerking, seguramente encontrará varios videos: uno de los más famosos es el de una joven conocida como Lexy PanTerra, quien al ritmo de Lean on Me, hizo viral su hipnotizante manera de bailar y ya tiene más de 25 millones de vistas.

En busca de nuevas alternativas para mantenerse en forma, la bailarina de profesión (mitad iraní y mitad irlandesa) decidió fundar Lextwerkout: una nueva manera de entrenar, fuera de lo común. En su página web, PanTerra, afirma que sus ganas de bailar la llevaron a crear un programa fitness en el que combinó movimientos del twerking con rutinas de acondicionamiento físico cardiovascular.

DC|Estampas

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...