Regulación de la tenencia de las tierras agrícolas, por Freddy Paz (@freddyspaz)

Todos los venezolanos nos hemos visto obligados por las circunstancias que estamos viviendo a tener que lanzarnos a la cacería de los productos básicos para alimentar a nuestras familias. Pareciera que las colas y el “no hay” empezaron a formar parte de lo cotidiano en nuestro país. Los precios de la comida han subido de forma exponencial convirtiendo la canasta básica alimentaria en una amarga fantasía que no pueden alcanzar los trabajadores.

 

Las políticas erradas en materia de producción alimentaria convirtieron a la economía nacional en una economía de puertos. La importación masiva de productos agropecuarios ha sido y es un factor desestimulante y de empobrecimiento del sector productivo agropecuario, que coloco a nuestro país en una peligrosisima situación de dependencia agroalimentaria, que hoy irrumpe con fuerza inusitada y se manifiesta en la escasez de productos y que tiene como su expresión mas perversa las colas que hacen los ciudadanos en procura de los alimentos que componen su dieta diaria.

 

Pero sumado a estas políticas depresivas del aparato productivo en el campo venezolano, se le suma la caída abrupta de los precios petroleros lo que ocasiona que no se disponen de las divisas para seguir manteniendo la “industria de la importación”, es decir, no hay plata para comprar comida mas allá de las fronteras.

 

Hoy debe ser un objetivo estratégico del estado lograr sustituir las importaciones de forma urgente. Pero para lograr este objetivo es necesario mejorar, aumentar y diversificar la producción interna de alimentos de origen animal y vegetal y para esto el estado venezolano necesariamente debe sentarse a dialogar para lograr una alianza con los productores del campo.

 

Hemos escuchando tantas veces el termino de soberanía alimentaria, mientras sufrimos los embates de la escasez que dicha expresión se convirtió en una palabra común, vacía para la gran mayoría de los venezolanos que ni conseguimos los alimentos ni nos alcanza el dinero para adquirir lo poco que se consigue.

 

Es imperativo que el gobierno entienda que solo se lograra esa “soberanía alimentaria” desarrollando y privilegiando la producción agropecuaria nacional y para eso es necesario brindar una serie de condiciones a los productores del agro que sencillamente no están dadas. No se logra estimular y desarrollar masivamente la producción nacional en el campo manteniendo una política de constante amenaza al sector productivo del agro venezolano, no es colgando sobre el productor la incertidumbre de perder sus tierras y sus bienes y por expropiaciones selectivas que nuestro sector agrícola se sentirá confiado y estimulado a comprometer sus esfuerzos en aras de hacer crecer la industria agroalimentaria de nuestro país. Los productores del agro venezolano necesitan seguridad jurídica sobre la tenencia y la propiedad de la tierra que trabajan.

 

Es perentorio un gran pacto nacional para regularizar la tenencia y la propiedad de las tierras baldías propiedad de los estados, destinadas a la producción agropecuaria del país haciendo acreedores de la propiedad a quienes las trabajan y producen alimentos de la canasta básica en ellas. Venezuela debe pasar de ser un país en donde sus agricultores deban sentarse a esperar por dádivas selectivas de un estado netamente populista para ser un país de propietarios prósperos y seguros que diversifiquen y aumenten sus niveles productivos que tanta falta hacen en nuestro país para acabar con esta escasez que nos tiene acorralados.

 

Tenemos que trabajar muy duro en pro de que los pequeños, medianos y grandes productores agropecuarios sean parte de la solución y no convertirlos en parte del problema y para eso, como compromiso adquirido con mi gente y con mi pueblo del Sur del Lago y con todos los trabajadores del campo del país, estoy trabajando en una propuesta de ley para darle seguridad jurídica a quienes siembran, cosechan y crían lo que llevamos a nuestras mesas en tierras venezolanos, debe prevalecer la premisa de que primero lo nuestro. Hay que fortalecer la industria agroalimentaria nacional, para que nuestra dependencia de los puertos sea solo un mal recuerdo de tiempos que nunca más deben volver.

 

DC / Freddy Paz / Diputado AN / @freddyspaz

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...