25% de estudiantes nocturnos deserta por inseguridad

El 20 de octubre los estudiantes del primer semestre nocturno de Administración del Instituto Universitario de Tecnología Rufino Blanco Fombona, sede Guatire, ingresaron a su aula, tres “alumnos” más entraron al salón, aunque los demás estudiantes no los conocían, no se extrañaron, ya que pensaron que eran unos rezagados que se incorporaban a clases.

Tras una exposición realizada por los alumnos, uno de los supuestos estudiantes se levantó, sacó una pistola y dijo: “Bueno ya que terminaron ahora nos toca a nosotros”, se levantaron otros dos sujetos, uno con una pistola y otro con una granada en la mano y dijeron: “Esto es un atraco”.

Tras 20 minutos de terror, el asalto terminó, los atracadores salieron del instituto como si nada. A esta realidad deben enfrentarse quienes cursan estudios nocturnos en todo el país.

Inseguridad vs estudiantes

Los estudiantes se convirtieron en víctimas habituales de antisociales. Son asaltados cuando van o salen de clases; incluso se han presentado decenas de asaltos el interior de centros de estudio.

Esta situación ha impactado en la matrícula de tal manera que ha provocado una reducción de entre 15 y 30% de las inscripciones en los centros educativos que imparten clases de noche de acuerdo a datos suministrados por el profesor Rafael Torres, coordinador de Publicidad del Instituto Rufino Blanco Fombona.

Muchos cuando son víctimas de atracos no asisten más a clases, otros por presión familiar no regresan, eso representa un 25% de la deserción.

Agrega que como consecuencia de la inseguridad cambiaron el horario de clases, “antes era de 6:00 pm, hasta las 9:00, hoy comenzamos a las 5:00 y lo más tarde que salimos es a las 8:00 de la noche”.

El profesor Tomás Enrique Guardia, coordinador jefe de la ampliación Baralt del Instituto Universitario de Tecnología de Administración (Iuta) agrega que por la inseguridad, se giraron instrucciones para que los alumnos eviten salir solos cuando van a las canchas o a su salida del instituto.

Por su parte un docente de la Universidad Bolivariana de Venezuela, quien pidió no ser identificado, indicó que las horas nocturnas son negociadas con los estudiantes, “sabemos que muchos de los alumnos viven en zonas populares, así que cuadramos salir más temprano y las horas que no damos clases las cubrimos con encuentros virtuales y trabajos especiales”.

La administradora del Instituto de Nuevas Profesiones agrega que lo fundamental es garantizar la seguridad de los estudiantes, al punto que el instituto estudia la posibilidad de ofrecer un servicio de transporte a los estudiantes de la noche.

Andreína Pérez, estudiante del Instituto Universitario Venezuela finalmente indica “Yo me cuido, no salgo sola, y aún así me robaron, cuando iba al Metro, esta zona es peligrosa”.

Todos coinciden en señalar que una solución al tema sería mayor presencia policial en horas nocturnas en los centros educativos, “pero parece que no importamos a la policía”,dicen.

DC/EU

 

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...