Un caserío producirá energía con los excrementos de sus habitantes

Un caserío de Oskotz, en el valle de Ultzama, en Pamplona, utilizará los excrementos de sus habitantes para abastecerse de energía mediante un sistema preparado para ser autogestionado, con cuatro caballos y ocho personas que ocuparán la vivienda.
Se trata de un proyecto piloto que requiere una inversión de 540.000 euros, en la que se incluye la compra del terreno y la construcción de la vivienda.
Los promotores son Meghan Sapp, gerente de la ingeniería Planet Energy, una empresa que diseña y construye ‘Comunidades Energéticas’, y su marido.
Isla energética
La idea es que el proyecto esté listo para abril del próximo año y entonces, según afirman en un comunicado, su casa será una “isla energética, sin necesidad de estar conectada a la red”, y con gran parte de la energía necesaria para abastecer el complejo generada a partir de los excrementos de sus habitantes.
La pareja sostiene que toda la energía necesaria se generará mediante procesos renovables: la electricidad mediante módulos solares fotovoltáicos ayudados de un minigenerador eólico, y el gas para la calefacción por suelo radiante, el agua caliente sanitaria y las cocinas a partir de residuos fecales que se transformarán en biogás mediante metalinación.

DC/EITB.eus

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...