Kilómetros por la vida caminan en Maracaibo

“Yo puedo”, exclamó Añese Petito, paciente de cáncer, tras levantarse de su silla de ruedas y caminar los pocos tramos que faltaban para llegar a la meta. Con alegría y voluntad las 15 mil personas pasaron la línea de llegada y recibieron sus medallas por participación.

Desde las 4.30 de la mañana los marabinos empezaron a llenar los estacionamientos de la URU en la Vereda del Lago. La logística conformada por jóvenes colaboradores se hizo presente para indicar la ubicación de los vehículos. “Parece Disneylandia” comentó con asombro una de las mujeres que recién estacionaba.

Entre la oscuridad de la madrugada las personas caminaron hasta la plaza de Las Banderas para abordar los buses que los llevarían hasta la plaza del Atleta en el Pachencho. Con orden los participantes abordaron el transporte y hacia las 5.30 de la mañana la “marea rosa” ya era visible en el punto de partida.

Salida 

La voz de salida se dio a las 6.30 de la mañana. Los pacientes oncológicos en sillas de ruedas, adultos, jóvenes, ancianos y mascotas se dispusieron a caminar ocho kilómetros por la vida. Los animadores desde una camioneta compartieron datos, palabras de apoyo, resaltando la importancia de la iniciativa a los ciudadanos mientras los acompañaban por los ocho puntos de hidratación.

EL sol inclemente de la ciudad del sol amada no faltó. La temperatura de 36 grados centígrados se hizo desde antes que saliera el sol. Comentarios sobre la sensación térmica llenaron el aire. En el trayecto la Policía regional bolivariana vigiló el orden y la seguridad de los participantes. Las ambulancias facilitadas por la Secretaría de Salud estuvieron presentes en varios puntos de hidratación ante la alerta de persona desmayadas por golpes de calor.

Llegada 

A las 7.10 de la mañana, el primer participante cruzó la meta ubicada a pocos metros de las gradas de la Vereda. Sudados y cansados pero con los mismos ánimos la masa de personas no paró de llegar. A las 9.00 de la mañana aún quedaba gente caminando desde la avenida 5 de julio, “sin pausa pero sin prisa” llegaron a su destino.

Refrigerio, medallas de participación, rifas y la tarima estuvieron listos para la celebración por la vida y los 15 años de la fundación. En la zona estuvo el Cuerpo de Bomberos de Maracaibo, una unidad médica dada por la Alcaldía de Maracaibo y la unidad médica de la Gobernación.

Melida Plata, presidenta de Famac, expresó: “Los cambios que hicimos este año fueron para el bienestar de los participantes. Y especialmente este año estrenamos el himno escrito para nosotros por Mario Cáceres”. La misión de Famac es dar a conocer la importancia de la prevención del cáncer de mama, y recordarle a las mujeres que todas son susceptibles a padecerlo, pero lo importante es diagnosticarlo a tiempo. Con la actividad están seguros de que todos los que caminaron se convierten en voceros y multiplicadores del mensaje.

Isabella Laudi, Primera vez participando: “Estoy caminando por mi mamá que falleció por cáncer hace cuatro años. Por ella que fue una luchadora hasta el final”.

Omaira Conde, Primera vez participando: “Camino porque hace un año fui operada de mastectomía. Es buenísimo lo que hacen porque varias personas se han visto beneficiadas por la fundación”.

DC/LV

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...