Hillary Clinton lucha por la Presidencia de EEUU

La exsecretaria de Estado de EEUU y favorita entre los demócratas para llegar a la Casa Blanca, Hillary Clinton, confesó en entrevista con Efe que la motivación para luchar cada día por la Presidencia la encuentra en los rostros de los trabajadores y en la necesidad de que el país no desande con los republicanos el camino trazado por Barack Obama.

En una conversación con Efe en San Antonio (Texas), tras recibir el respaldo a su campaña del secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Julián Castro, Clinton manifestó sus preocupaciones por la dura retórica del aspirante republicano Donald Trump, e insistió en que el país no puede permitirse volver al pasado.

“Me motiva lo mucho que hay en juego en estas elecciones. Creo que el presidente Obama nos sacó de la gran recesión y creo que los republicanos nos llevarán de vuelta al mismo lugar que estábamos”, dijo la también exprimera dama.

“El presidente Obama aprobó una legislación para dotar de cuidado sanitario a la gente, creo que los republicanos la tumbarían. No tienen otra filosofía que bajarle los impuestos a los ricos y que las empresas hagan lo que quieran. No van a abordar los problemas reales que está afrontando la gente”, aseveró.

Aunque últimamente se ha distanciado del mandatario en algunas cuestiones, como el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, en inglés) alcanzado por EE.UU. y otros once países, Clinton insistió en que tiene muchos más encuentros con Obama que diferencias.

“Mis posiciones de acuerdo con el presidente Obama son mucho más grandes que cualquier diferencia. Estoy de acuerdo con él en mucho de lo que ha hecho y hace por el país”, aseguró.

“Por supuesto, no vemos todo de la misma manera, no mucha gente lo hace, y particularmente con el TPP, no creo que logre los altos estándares que yo he establecido para él. Pero sé lo duro que ha trabajado el presidente en ello y sé lo duro que trabajará porque, si lo aprueba el Congreso, sea implementado de la manera correcta”, añadió.

Asimismo, Clinton volvió a criticar la “inaceptable” actitud y la retórica antiinmigrante de Trump, favorito entre los aspirantes republicanos, la cual, aseguró, apela “a los peores instintos de la gente”.

“Creo que es pura política, tratando de apelar a los peores instintos de la gente que está preocupada por sus propias vidas y las oportunidades económicas”, dijo en referencia a las palabras del magnate, quien aseguró que México está enviando a EE.UU. a “criminales y violadores”.

La aspirante demócrata reprobó las maneras de Trump y emplazó a la ciudadanía a “levantarse en su contra”, incluyendo al resto de candidatos republicanos.

“¿Quieren ser un partido con candidatos que están insultando y haciendo de menos a los mexicanos, a los inmigrantes, a las mujeres? Es una larga lista de gente a la que han estado atacando y creo que deben parar. Y voy a continuar diciendo ‘basta'”, insistió Clinton a Efe, pronunciando “basta” en español.

Por otra parte, Clinton repasó con Efe algunos de los retos a los que se enfrenta Latinoamérica y las nuevas perspectivas regionales derivadas del restablecimiento de las relaciones entre Washington y La Habana.

La exsecretaria de Estado lamentó la situación que se vive en Venezuela, donde, a su juicio, la democracia está siendo “socavada” y donde, consideró, se ha dado “un paso atrás” desde la llegada de Hugo Chávez (1999-2013) al poder.

“Estoy muy molesta por lo que está ocurriendo en Venezuela. Creo que es un retroceso. Venezuela fue una de las primeras democracias (del continente), y durante mucho tiempo hubo un enfoque positivo sobre cómo resolver los problemas, sobre cómo aprovechar los muchos recursos naturales de Venezuela, sobre los retos de la gente”, aseguró.

Ante el acercamiento con Cuba y la consecuente legitimación de Estados Unidos con el resto del continente, Clinton deseó que los demás países del hemisferio se unan para “lograr un cambio pacífico” en Venezuela.

No dudó tampoco en apoyar la nueva estrategia de la Administración Obama con La Habana, aunque sí manifestó su preocupación por las todavía existentes violaciones de derechos humanos en la isla.

“Era una cuenta pendiente desde hace mucho tiempo y trabajé por ello cuando era secretaria de Estado, porque creo que tenemos que hacer más de aquello que pueda resultar exitoso para ayudar a los cubanos, para que tengan más democracia, más libertad y oportunidades económicas”, dijo.

DC|EFE

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...