Asesinaron a un hombre con dos tiros en la cabeza

A las 7 de la mañana de ayer, funcionarios de Polilara tuvieron la notificación de una persona fallecida en Cordero en la vía a Guayabal, al norte de Barquisimeto.  La comisión fue hasta el lugar y consiguieron del lado izquierdo de la vía, el cuerpo.

Se trataba de un hombre, estaba boca abajo. Apenas se asomaban se le apreciaba una herida circular, en la parte posterior de su cabeza y a metro y medio del lado derecho del cadáver, estaban dos conchas, de lo que se presume fueron disparadas de una pistola punto cuarenta.

El hallazgo se produjo frente a la granja Alegría y lo hicieron los moradores de la zona, quienes circulan a tempranas horas para salir hacia sus trabajos. En el lugar se aparecieron varias personas, pero ninguna lo conocía, pues no se le observaba el rostro, porque estaba boca abajo.

La víctima vestía una chemise blanca, un mono azul oscuro, bóxer azul claro y zapatos casuales marrones. En la trenza del lado derecho tenía amarrada una llave. Medía 1, 65 centímetros de estatura aproximadamente, su piel morena, era de cabello corto y blanco, se trata de un hombre entre 50 a 60 años.

Funcionarios de la Brigada de Homicidio del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), llegaron al sitio y comenzaron con la revisión de la víctima fatal, no portaba ningún documento de identidad que lo identificara, no cargaba nada en sus bolsillos.

Además de la herida de la parte posterior de la cabeza, también tenía otra en la cien, en la parte izquierda, ambas causadas por el paso de un proyectil.

Los investigadores observaron en una de las áreas de la granja que había una abertura, fue revisada pero no se consiguió nada de interés criminalístico. Se presume que el crimen fue cometido entre la noche del martes y madrugada del miércoles.

En el momento en que los sabuesos hacían el levantamiento del cadáver, un niño que estaba entre los curiosos reconoció a la víctima, agarró una bicicleta y se fue hasta Guayamal a avisarle a los seres queridos del hombre. Pero no fue sino hasta horas de la tarde de ayer, que los familiares llegaron a la sede de Homicidios e identificaron a la víctima como José Francisco Oviedo, de 58 años de edad, residente de Guayabal, a quien conocían como “Francisquito” y según comentaron los mismos jóvenes que estaban en el sitio del hecho, al señor le gustaba tomar, pero no se tuvieron más detalles.

La identidad estaba siendo corroborada en el cuerpo detectivesco, para su identificación plena.

 

DC/IMP

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...