#30M Una lección para no olvidar, por Lester Toledo (@LesterToledo)

Gracias Zulia, gracias Maracaibo. La participación de miles y miles de ciudadanos hizo que la marcha de este sábado 30 de mayo por la libertad, fuera un éxito abrumador.

 

Desde que Leopoldo López solicitó el pasado fin de semana a través de un video a la gente que saliera a la calle a marchar, no sólo contra la persecución, contra presos y exiliados, sino además para pedir fecha al CNE de elecciones a la AN y el cese de la persecución política, fue creciendo de manera contagiosa y exponencial el deseo de retomar las calles.

 

Nos correspondió convocar como dirigentes de Voluntad Popular a todos los sectores de la sociedad civil, incluyendo otros partidos políticos, aunque debemos destacar que este fue un triunfo de la sociedad civil que, por encima de las adversidades, de las advertencias y premoniciones de algunos que decían que habría violencia, salió a partir de las 10 de la mañana del sábado desde la plaza Indio Mara de Maracaibo de forma absolutamente pacífica con rumbo a la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá, donde el párroco de ese ícono de nuestra religiosidad, Eleuterio Cuevas, recibió a los marchistas con una misa en oración por todos nuestros presos políticos y perseguidos. ¿Qué manera más sosegada y alejada de la violencia puede haber que marchar sin que se lanzara una piedra, sin que se quemara un caucho, sin ningún altercado y que además se culminara en nuestro santuario mayor rezando por paz y justicia?

 

Esa gigantesca marcha fue nuestra respuesta al llamado de Leopoldo López quien desde la cárcel sacudió los cimientos del país que reclamaba a sus líderes retomar el pulso de la calle, ante un gobierno que cada día reprime más a sus ciudadanos y que además ha quebrado la economía del país devaluando nuestra moneda, recrudeciendo también el acoso contra los sectores productivos, generando desabastecimiento y llevando a los venezolanos a la indigencia.

 

¿Cómo obviar y quedarnos silentes también ante la arremetida de la delincuencia que cada día es peor en el país y especialmente en el Zulia donde el desgobierno de Arias ha reconocido no poder resolver los cientos de asesinatos mensuales, los casos de extorsión de los cobravacunas, los sicariatos, la impunidad, los pranes, la guerrilla, los apagones, la corrupción y muchos otros problemas?

 

Los venezolanos estamos cansados de este desgobierno y por eso esta marcha ha sido una gran lección para aquellos que se olvidaron del pueblo y perdieron la brújula política. Una lección para los que no creyeron en ella e incluso intentaron intimidar a la gente para que no marchara y se atrevieron a señalarnos y responsabilizarnos de la “violencia” que se iba supuestamente a generar y de cuyos planes tenían “pruebas”. Quedaron en ridículo los mandaderos de Arias, que ni siquiera se atrevió a dar la cara y culparme directamente él.

 

Por el contrario, el único exabrupto, la agresión y la muestra más clara de ensañamiento fue la que ejecutó el director de Polimaracaibo, Rubén Ramírez Cáceres, contra el periodista de Televisa Henry Chirinos quien recibió del GNB oficial patadas y hasta le colocó la bota en la cara mientras cubría las incidencias después de la marcha y aún no ha sido destituido. ¿Qué dirán de eso ahora los mandaderos de Arias que me acusan a mí de violento? ¿Por qué hacen silencio y no salen en defensa del periodista? El colmo es que ahora pretendan culparnos de esa agresión.

 

Con esta marcha demostramos que el Zulia es un pueblo pacífico pero lleno de coraje. Que quiere que sus líderes interpreten sus necesidades.  Por eso seguiremos en la calle, escuchando lo que quiere la gente. Marchando y elevando nuestra voz de protesta. Seguiremos firmes al lado de los venezolanos, de los zulianos, junto al clamor de la gente que quiere un cambio.

 

DC / Lester Toledo / Diputado CLEZ / @LesterToledo

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...