Guerra interna amenaza a la cúpula del Partido Popular español

La crisis que atraviesa el Partido Popular (PP) del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, desatada tras por los malos resultados electorales obtenidos el domingo en las urnas, se agudizó este jueves con un cruce de reproches entre dirigentes.

Uno de los más duros fue el presidente en funciones del gobierno regional de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, quien tras instar el martes a Rajoy a preguntarse por su idoneidad como candidato del PP ante las elecciones generales previstas a final de año, lanzó este jueves un ataque contra el ministro de Energía y Turismo, José Manuel Soria, explicó DPA.

El dirigente territorial le culpó de la pérdida de votos del PP en parte de la región que gobierna y atribuyó los malos resultados a la gestión que hizo de la crisis minera vivida allí en los últimos años. Poco después, el PP de Castilla y León llegaba a pedir su dimisión.

El ministro rechazó las descalificaciones y le recriminó a sus compañeros de partido haber hecho públicas ese tipo de críticas.

El cruce de acusaciones tuvo lugar en medio de las tensiones internas que vive la formación conservadora desde la noche del domingo, cuando registró una caída de diez puntos en las urnas en las elecciones municipales celebradas en todo el país.

También perdió el gobierno de la región de Extremadura, que previsiblemente pasará a manos del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), y las mayorías absolutas que hasta ahora atesoraba en el resto de regiones en las que fue la fuerza más votada, cuyos gobiernos pasarán previsiblemente a manos de la oposición a través de pactos.

Tras una legislatura marcada por la crisis económica, las políticas de austeridad y los casos de corrupción, los ciudadanos castigaron a Rajoy y a su partido y decidieron dar una oportunidad a las agrupaciones emergentes, como la formación de izquierda Podemos y el centrista Ciudadanos.

Si bien en un principio Rajoy anunció que no tenía la intención de hacer cambios en el PP ni en el gobierno, poco después rectificó ante la presión de los barones territoriales, que pedían una renovación de la cúpula ante el temor de un nuevo desplome en las elecciones generales. Los líderes del partido en Aragón, Baleares y Comunidad Valenciana anunciaron el martes una próxima retirada.

En el punto de mira está ahora la “número dos” de la formación, María Dolores de Cospedal, también presidenta en funciones de la región de Castilla La Mancha. La prensa cuestiona su continuidad en el cargo, aunque desde el partido niegan que esté en la cuerda floja.

“Ha hecho un magnífico trabajo y… va a seguir siendo secretaria general salvo que ella diga otra cosa”, dijo el portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, desmintiendo las informaciones publicadas.

“Sólo a Rajoy le corresponde decidir quién, cómo y cuándo”, se limitó a decir sobre los posibles cambios la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien evitó criticar a Cospedal.

Uno de los golpes más duros para el PP es la posible pérdida de algunos de sus bastiones tradicionales, como la Comunidad Valenciana, y de la plaza municipal más importante del país, Madrid, que pasará a manos de una plataforma formada por miembros de partido de izquierda, entre ellos Podemos.

DC | Agencia

 

 

 

 

 

 

 

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...