Trece heridos de perdigones deja protesta en comisaría de Barquisimeto

Familiares de los internos del Centro de Coordinación Policial del Norte (CCP), protestaron la tarde de ayer, en la Avenida principal de Carorita en Barquisimeto, para exigir a Jackeline Borges, supervisora jefe, la reactivación de las visitas que presuntamente fueron suspendidas de manera “arbitraria”.

Una dama que se mantuvo en el anonimato, explicó que la jornada transcurría con normalidad. El primer grupo integrado por quince personas, había ingresado al recinto para compartir con sus seres queridos, pero al poco tiempo funcionarios de guardia exigieron abandonar el pasillo donde se llevaba a cabo el reencuentro.

“Pudimos ver a los muchachos y abrazarlos, pero a la funcionaria le causó molestia que estuviéramos cerca de ellos. Enseguida nos sacaron y suspendieron la visita” aseveró la vocera. Cabe destacar, que en la comisaría no está permitido el contacto entre los reos y sus parientes. La norma fue establecida por la directora, a mediados de febrero, cuando asumió el cargo.

 

Tensión en calabozos

 

Los manifestantes, indicaron que la decisión generó malestar entre los demás privados de libertad que esperaban a sus allegados. Al parecer los 46 reclusos iniciaron una revuelta en los calabozos en rechazo a la medida.

“Después de impedirnos el acceso al área de visita, escuchamos detonaciones. Los estaban matando; los golpearon, dispararon perdigones y bombas lacrimógenas. No los quieren sacar hay heridos” afirmó Yudith Peraza, angustiada por su hijo.

En el sector Prados de Carorita se corrió el rumor de que uno de los presos había perdido un ojo, tras recibir un perdigonazo, sin embargo esta versión era falsa.

 

Iniciaron motín

 

Extraoficialmente, se pudo conocer que los prisioneros de las cuatro celdas iniciaron un motín. Una fuente policial, aseveró que los sujetos bloquearon el acceso principal, colocaron ropa entre los barrotes y la quemaron, “no permitían que los efectivos pasaran para constatar que habían heridos o intoxicados por el humo” dijo el emisor.

Familiares indicaron que al lugar llegó la fiscal y confirmó que sí habían heridos por perdigones, en total trece. Todos fueron trasladados hasta el Hospital Central Antonio María Pineda, para que recibieran las primeras atenciones.

 

Denuncian maltratos

 

Desde el recinto, madres, hermanas y esposas denunciaron que la situación se torna cada vez más difícil en el CCP, porque no les permiten llevar agua potable ni artículos de aseo personal. Agregaron que hay hacinamiento y condiciones infrahumanas. La comida la botan, además en las requisas les quitan a los internos sus pertenencias; ropa, sábanas, ventiladores y colchonetas.

DC | IMP

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...