Asesinan a taxista dentro de su vehículo en Barquisimeto

La inseguridad sigue causando estragos en la sociedad venezolana. Este sábado en la madrugada el turno fue para la familia Canelón, cuyo jefe era Jorge Luis, un hombre de 50 años que se ganaba la vida como taxista desde hacía años hasta que intentaron robarlo y le dispararon en el brazo derecho y cuyo proyectil se alojó en un órgano vital.

Desesperados estaban los familiares del hombre que había luchado por sacarlos adelante con su oficio, el que siempre le gustó: manejar. Un allegado de la víctima, quien no quiso identificarse, confesó que en una oportunidad le ofrecieron trabajar como rapidito pero sólo duró un tiempo. No le gustaba.

Entre esas carreras que tomaba Canelón, quizá este sábado en la madrugada montó a un desconocido a quien no le habría visto malas intenciones. No se sabe dónde lo agarró ni hacia dónde se dirigía. Lo cierto es que en la entrada del sector cinco del barrio La Paz, al oeste de Barquisimeto, lo mataron. Cuentan los vecinos que a eso de las cuatro de la mañana escucharon el sonido de una detonación y a los segundos un golpe: fue el disparo que le produjeron al hombre de 50 años, quien al perder el control del volante chocó contra un muro que hay en la zona.

Las personas que por ahí habitan se asustaron por lo que decidieron no salir hasta que amaneció y se fijaron que estaba un vehículo azul, Daewo Matiz signado a las placas VBL19H, y al lado, boca abajo, el cadáver de la víctima, con los pies aún en la parte de adentro, como si hubiese querido salir a pedir auxilio, pero la efectividad del disparo le arrebató la vida inmediatamente.

Por el sitio donde recibió el tiro se presume que el autor material del homicidio iba en el asiento de copiloto. “Ese señor no era de por aquí pero sólo a él se le ocurre hacer una carrera en la madrugada para acá porque en esta zona hay delincuentes, no se meten mucho con uno porque ya nos conocen”, comentó una mujer mientras observaba como los expertos en criminalística de la Policía Científica, realizaban su trabajo en la escena del crimen.

“Hace mucho tiempo que no mataban a uno por aquí” y rememoró a esa víctima, de nombre Adam. Al sitio del suceso arribaron los familiares del hoy occiso, quienes se mostraron herméticos ante lo ocurrido.
Se conoció que el fallecido era hijo único y tenía tres hijos, dos de los cuales pertenecen al Cuerpo de Policía del estado Lara y a la Policía Municipal de Iribarren. Trabajo peligroso entre las 6:00 y las 7:00 am., comenzaba la faena Jorge Luis Canelón. A esa hora salía desde su casa, ubicada en La Carucieña, para recoger pasajeros.

“Ese trabajo es muy peligroso y siempre se lo decíamos pero no hacía caso y siempre terminaba tarde; a veces, especialmente, los fines de semana le daba hasta que amaneciera pero ya no volverá a hacerlo”, expresó tristemente uno de los parientes que no quiso identificarse. Dentro del carro que lo acompañó hasta sus últimos minutos, quedó guindado un banderín que decía: Jesús, pues en los últimos meses el hoy occiso asistía a una iglesia evangélica.

DC – EC

Foto: Web

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...