Aseguran que cabillas del Puente Nigale se oxidan en el olvido

El proyecto del segundo puente sobre el lago de Maracaibo, en Zulia, surgió como una necesaria vía alterna al puente Rafael Urdaneta. En noviembre de 2005 se aprobaron 152 millardos de bolívares para una obra que conectaría Santa Cruz de Mara con Punta de Palmas, a través de una vía para carros y otra para ferrocarriles, además de un túnel bajo el agua. “Yo dije que tenía que ser en Maracaibo, en Zulia, donde se hiciera un puente mollejúo, que va a pasar no por encima sino por debajo; además, con un tren”, dijo Hugo Chávez en su programa Aló, Presidente, el 27 de noviembre de 2005.

El 19 de noviembre de 2006 se colocó la primera piedra del puente, a cargo de la brasileña Odebrecht. En esa ocasión se dijo que el proyecto tenía un costo total de 2 millardos de dólares y que culminaría en 2010.

En 2012 Chávez mandó a detener las obras, pues —dijo a un medio regional— existían dos proyectos en paralelo. Al año siguiente, el vicepresidente Jorge Arreaza señaló que el puente se terminaría en 2017 y que los ferrocarriles comenzarían a circular en 2019. Pero la Memoria y Cuenta del Ministerio de Transporte de ese año señalaba otra fecha: la entrega sería en 2020.

A principios de 2014 circularon denuncias sobre la paralización de las obras por falta de recursos. La versión se confirmó en agosto de este año, cuando el Gobierno pagó a Odebrecht una deuda de 1,38 millardos de bolívares, con recursos del Fondo Chino, para el puente Nigale.

Cabillas “durmiendo”

Por su parte usuarios en las redes sociales, ha divulgado las condiciones en que se encuentra la obra, especificamente la cabillas y materia prima relacionada, la cual se encuentra en estado de abandono y oxidación, producto del salitre.

 

DC | Redacción @diariocontraste con información de Estimulo 

Foto: Twitter

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...