EL PUEBLO NO QUIERE UNA OPOSICIÓN DIVIDIDA

Joaquin Chaparro/ Abogado, Político y Concejal de Maracaibo/ @JoaquinChaparro.-

No es bueno que los venezolanos se enfrenten a otros que no coincidan en el pensamiento sobre  las políticas –desacertadas- aplicadas de este gobierno, esa situación, no le sirve para nada al pueblo, por el contrario, le resta credibilidad, posibilidades de resolver sus graves problemas económicos y no contribuye en rescatar la  democracia, de seguir en ese dinámica de toma y dame, nos vamos a parecer a lo que según narra la Biblia, la historia que protagonizaron Caín y Abel, primeros hijos de Adán y Eva.

La estrepitosa caída de la calidad de vida, la incertidumbre política existente, la violación sistemática de los derechos humanos, así como la transgresión de nuestra Soberanía Nacional de forma espantosa, debido a los contratos concedidos a las Trasnacionales chinas por ejemplo, reclaman unidad de acción y coordinación, no de reacción y enfrentamientos estériles que nos conducen al abismo, al desencuentro, a la división, como lo desea y lo motiva el oficialismo.

El venezolano quiere tener un Gobierno eficiente, con una oposición efectiva que equilibre la actuación del Estado. La permanente  política copando el escenario nacional es la constatación de la implantación de un modelo político fracasado profundamente ideológico que no esconde las mismas ambiciones de siempre, (el poder para el usufructo personal). Por ello, hoy día, la unidad en la política moderna es principalmente unidad electoral, lo he dicho hasta la saciedad que nuestra unidad es electoral y no ideológica. La unidad, no es acuerdo de intereses grupales y menos la sumatoria mayoritaria de unos partidos contra otros, sin tomar en cuenta la opinión de la gente de a pie que sale todos los días desesperanzados a buscar la vida.

Nuestra  unidad en la política, surge frente a la necesidad de dirimir diferencias con un enemigo al cual no podemos derrotar (PSUV) con nuestras propias fuerzas (números, medios, dinero). Frente a ese enemigo, debemos unirnos con otras fuerzas diferentes a nosotros, para eso, tenemos que deponer, aunque sea por un breve plazo, las diferencias personales o políticas. Para que exista unidad y poder derrotar a un enemigo implica acumular más poder que éste, presentándole al país un programa alterno, en el cual tengo años defendiendo en la calle con la convicción que es posible lograrlo. Por ejemplo, debe buscarse la reivindicación de la Constitución Nacional, darle preeminencia a las garantías y derechos que en ella se establecen, tener como horizonte el pluralismo cultural e ideológico que en sus primeros artículos plantea. Procurar un saneamiento en el Poder Judicial, ampliar el acceso a la justicia a todos los ciudadanos y que la repartición de ella, sea la más apegada a la equidad. Debemos organizarnos  y unidos se podrá  luchar por unos medios de comunicación al servicio del pueblo, son los medios de comunicación los primeros quienes no deben responder a los intereses del Estado. Pero, lo mas importante para el desarrollo pleno de esta nación es la autonomía de los poderes públicos en sus distintos niveles de gobierno, luchar por el Estado descentralizado y eliminar todas las leyes, reglamentos o disposiciones que busquen menoscabar las competencias de estados o municipios, así se tendrá como consecuencia una efectiva y eficaz función de la administración pública.

Es importante comprender, que una economía controlada por el Estado no permite el desarrollo de los sectores sociales y económicos del país. Por ello, es necesaria la participación de la empresa privada junto al Estado para poder enfrentar la crisis económica que hoy lamentablemente sufrimos los venezolanos. El Estado es quien debe implementar políticas para fomentar las alianzas entre ambos sectores, así podrá garantizar oportunidades de empleo a millones de venezolanos que están pasando HAMBRE; Para lograr este objetivo, es necesario proporcionar la seguridad jurídica al empresario sobre los derechos de PROPIEDAD PRIVADA y LIBERTAD ECONOMICA. Si hoy realmente el Poder Ejecutivo concientizara la importancia del trabajo unido entre la empresa publica y privada realmente fuera capaz de garantizar el acceso a los ciudadanos de servicios y bienes de calidad.

Para desarrollar la economía venezolana, es necesario comprender que “Hay que sembrar el petróleo” pero en el país, no en otros, esa expresión del Dr. Arturo Uslar Pietri, si resucita y observa lo que han hecho con su legado, sinceramente, vuelve a su tumba. Estamos cansados de presenciar una camarilla de “Militares patrios” que se han enriquecido y lo siguen haciendo, con el descaro de emitir opiniones como “el socialismo, es bueno porque da reales”, como es eso, que esta pasando, quien controla este desorden administrativo. Es tiempo que Venezuela deje la dependencia de nuestra economía de los productos derivados de la producción petrolera. Hay que fomentar el desarrollo de nuevas tecnologías a partir del capital humano e intelectual de los jóvenes.  De lo contrario, nos vamos para un precipicio del cual no vemos fondo. Entonces me pregunto, ¿Qué es lo que no entienden Caín y Abel?.

 

DC/ Abog. Joaquin Chaparro O. / @JoaquinChaparro

 

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...