ONU pide a gobierno brasileño investigar muertes en prisión

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidió hoy al gobierno brasileño que investigue las violaciones de los derechos humanos y los actos de violencia que ocurren en las prisiones del estado de Maranhao,en especial el Complejo de Pedrinhas, donde fallecieron 59 presos en 2013.

“Pedimos a las autoridades brasileñas que realicen inmediatamente, y de forma imparcial y efectiva, una investigación de los hechos, para esclarecer y encontrar a los responsables”, afirmó hoy en un comunicado la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU.

Agregó que las autoridades brasileñas deben tomar “inmediatamente acciones buscando restaurar el orden” en el Complexo Penitenciario de Pedrinhas, el mayor del estado.

La declaración de la ONU llega tras la divulgación estos días de un video del patio de la prisión en el que se pueden ver cadáveres de presos, algunos de ellos decapitados, y con signos de extrema violencia en sus cuerpos, a manos de otros presos de una facción rival.

La ONU además se mostró “perturbada” tras el informe presentado por el Consejo Nacional de Justicia (CNJ) de Brasil en diciembre en el que se informaba de que 59 presos murieron dentro de Pedrinhas el año pasado, entre rebeliones y peleas entre bandas rivales.

La ONU instó a Brasil a tomar medidas urgentes para poner en operación el Sistema Nacional de Combate y Prevención a la Tortura, anunciado el año pasado y que todavía no se ha puesto en funcionamiento.

Tras la aparición de tres nuevos cadáveres la semana pasada, las autoridades regionales de Maranhao decidieron mandar la Tropa de Choque para ocupar la prisión por un tiempo indeterminado, algo que provocó que, en represalia, se incendiaran entre el viernes y el sábado cinco autobuses y se tirotearan tres comisarías de policías.

Los ataques, cuyas órdenes salieron de dentro de la prisión, se saldaron con una niña de seis años muerta como consecuencia de las quemaduras sufridas y otros cinco heridos.

Hasta el momento, 16 personas fueron detenidas acusadas de provocar los incidentes en las calles, mientras que el gobierno federal ofreció 25 plazas en prisiones federales para transferir a los jefes de las bandas criminales que dominan la prisión de Pedrinhas.

Según la Secretaría de Justicia y Administración Penitenciaria del Estado de Maranhao, actualmente hay 2.196 presos en el complejo penitenciario de Pedrinhas, que tiene capacidad para 1.770 personas.

En el informe del CNJ, se destacó que el hacinamiento de las cárceles no ofrece “condiciones para mantener la integridad física de los presos y visitantes”.

Varias mujeres denunciaron haber sido violadas dentro de la prisión tras haber ido a visitar a un familiar o pariente en el recinto penitenciario.

Xinhua

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...