Prácticas sexuales de dos curas pederastas, según su denunciante

Francisco Javier Bohórquez, el joven que presuntamente fue abusado sexualmente por los sacerdotes Carlos Vásquez y Jaime Alonso Vásquez, hermanos y éste último también congresista, habló con LA F.m en Colombia.

De acuerdo con su denuncia, cuando él tenía 13 años de edad la situación económica en Guaviare era compleja para su familia, que la integraba él y su madre, toda vez que su padre los dejó. Según dijo Bohórquez, por esa razón su madre buscó ayuda en la Iglesia de San José del Guaviare y el director de la Pastoral Social en el pueblo era Jaime Alonso Vásquez Bustamante, hoy en día congresista. Él le ofreció ayuda a Francisco Javier Bohórquez.

En una ocasión, cuenta Francisco Javier Bohórquez, estaban en la parroquia y el padre Jaime Alonso Vásquez lo llevó a un cuarto. Allí, le dio un jugo “extraño” y le pidió que se confesara.

Él dijo no entender a qué se refería cuando le pidiera una confesión. Se trataba, según denunció, del interés del cura congresista de saber si Francisco Javier se masturbaba o si tenía sexo, confesiones sexuales que excitaran al sacerdote.

Según Bohórquez, el sacerdote se ausentó del cuarto ante una llamada que le hizo una mujer y dejó encerrado a Francisco Javier, de entonces 13 años de edad. Cuando regresó, el padre pidió que se hiciera de espaldas a él porque “iba a medirlo”. Luego, que se hiciera de frente e intentara alzarlo. En ese apretón, dijo el denunciante, el cura congresista lo tocó con sus partes íntimas, lo dominó y lo violó.

En adelante comenzaron una serie de violaciones a las que se sumó Carlos Vásquez, hermano del congresista Jaime Alonso Vásquez, y también sacerdote en San José del Guaviare. En el marco de esta denuncia, Francisco Javier Bohórquez dio a conocer una serie de audios de las grabaciones que él mismo hizo.

Son charlas telefónicas con los sacerdotes en los que ellos le preguntaban si estaba excitado, si estaba teniendo una erección, en los que le pedían a Bohórquez hablar como mujer para que ellos, al otro lado de la línea, sintieran más placer. Una serie de aberraciones que están contenidas en material objeto de investigación por parte de la Fiscalía General de la Nación.

Francisco Javier Bohórquez dijo que, a cambio de su relato, él no tuvo que preocuparse más por temas como pagar un arriendo o tener para una comida. En otras palabras, lo mantenían a cambio de sexo. Una “esclavitud sexual”, como él la definió, que duró 16 años. Bohórquez aseguró que no contó nada durante todo este tiempo porque estaba amenazado con hacerle daño a su madre o a su familia, la que él constituyó.

También dio cuenta de la manera en que los hermanos sacerdotes le pedían que se pusiera nombres de mujer, que se pintara los labios, que cumpliera sus deseos sexuales. Por estos servicios, denunció, su pago incluso ascendería a la compra de un taxi.

Hoy, a sus 29 años de edad, salió a denunciar al congresista del partido de la U y a su hermano, ambos sacerdotes, con el único fin – dijo – de que se haga justicia. De hecho, reconoció que recurrió a una práctica cuestionable y fue grabar a uno de los curas, Carlos Vásquez, acariciando a su hijo.

Ese material, aseveró, tiene la única intención de que estos sacerdotes paguen por lo que hicieron, más no fines económicos de reparación. El caso, que suscita múltiples interrogantes, queda entonces en manos de la Fiscalía General de la Nación.

Francisco Javier Bohórquez / LA F.m.

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...