Importación de médicos extranjeros genera polémica en Brasil

La importación de médicos extranjeros a Brasil  para ocupar plazas vacantes en el interior del país (una práctica muy común en países de Europa), ha generado una gran polémica en torno al gobierno de este país, particularmente entre los sindicatos brasileños. 

Hoy en día, Brasil cuenta con un índice de 1,8 médicos por cada mil habitantes, una cifra considerada muy baja, en comparación con otros países como Reino Unido (2,7), Uruguay (3.7) y Argentina (3,2).

Este bajo porcentaje ha ocasionado que muchas ciudades, en regiones remotas del país, enfrenten falta de atención médica ante el reducido número de personal.

La medida fue propuesta por el Ministerio de Salud, como una solución de emergencia y a corto plazo, luego de que a principios del 2013 abriera una convocatoria para 13.682 puestos de trabajo en esos municipios y sólo 3.600 personas se inscribieron.

Ante este panorama, presionado por las numerosas protestas de los últimos meses y consciente de la necesidad de una mayor inversión en la formación de médicos brasileños, el gobierno de Brasil también anunció la creación de 12.000 nuevas plazas antes del 2017.

Sin embargo, diversas organizaciones y sindicatos del sector salud están en contra del proyecto del gobierno, alegando que el mayor problema no es la falta de mano de obra, sino las condiciones precarias de trabajo que se ofrecen, por lo que es necesaria mayor inversión en la modernización del sistema de salud y la calificación de los médicos.

Falta de médicos

Joao Magalhnes, médico jubilado desde hace un año, considera que la propuesta constituye una marginación para los doctores brasileños.

“Es evidente que nos faltan médicos en las regiones más despobladas, pero la solución que le veo no es la contratación de (médicos) europeos, sino la incentivación de médicos brasileños para que se desplacen a vivir en esas zonas. Uno de ellos podría ser el salario o la retribución en especie”, propone Magalhnes.

La convocatoria para trabajar en el interior del país fija salarios de 3.500 dólares, 10 por ciento de bonificación en las pruebas de residencia y establece que el municipio atendido se inscriba en el programa “Recalifica UBS”, cuyo ayuntamiento recibe fondos para mejorar la infraestructura de salud, por lo que el médico trabajaría en condiciones más favorables.

La solicitud de ayuda al gobierno federal para sustituir la asistencia médica que faltaba en muchas regiones de Brasil fue hecha por el Frente Nacional de Alcaldes, a comienzos de este año, cuando sugirieron la importación de médicos extranjeros como una solución.

DC @diariocontraste/ Pau Ramírez Xinhua

 

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...