Raúl Castro admite problemas en el comunismo

El mandatario Raúl Castro hará lo posible para que la segunda moneda cubana deje de existir, según prometió este domingo al hacer un balance sobre el Gobierno comunista durante la clausura de la primera sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Castro calificó al sistema de doble moneda como uno de los “obstáculos más importantes para el progreso” del país. En ese sentido, remarcó que está trabajando en la unificación monetaria de una forma “ordenada e integral”.

“Han proseguido los estudios para la supresión de la dualidad monetaria, lo que nos permitirá acometer transformaciones de mayor alcance y profundidad en materia de salarios y pensiones; precios y tarifas y subsidios y tributos”, manifestó.

Durante su alocución, el gobernante hizo varias autocríticas, desnudando los problemas que afronta el comunismo en la isla, que desde la Revolución de 1959 permanece bajo el poder de los hermanos Castro.

Uno de ellos es la convivencia de dos monedas, el peso cubano, con el que la mayor parte de la población cobra sus salarios y paga productos y servicios básicos, y el CUC, convertible en divisas -creado en 1994-, que es equivalente a 24 pesos cubanos y equiparable al dólar.

Esto trae consecuencias en el ámbito del trabajo, donde se pagan salarios muy bajos. En consecuencia, el objetivo es “lograr que todos los ciudadanos se sientan incentivados a trabajar legalmente”.

En cuanto al crecimiento del país, Castro estimó que durante los seis primeros meses del año la economía tuvo un “comportamiento positivo” pese a “tensiones externas” y los daños ocasionados por un severo huracán en el este del país en octubre pasado.

Al cierre de la Asamblea, que analizó los planes económicos del país, Castro también reconoció que, pese al plan de reformas impulsadas por su gobierno, “falta un largo y complejo camino para actualizar el modelo económico y social nacional”.

Por otro lado, arremetió contra la corrupción y la pérdida de valores morales y cívicos en Cuba, y acusó que una parte de la sociedad “ha pasado a ver normal el robo al Estado”, por lo que llamó a reforzar el orden y la disciplina.

El presidente cubano enumeró ejemplos, como la comercialización ilegal de bienes y servicios, la aceptación de sobornos, las construcciones ilícitas o el fraude académico, la chabacanería o el uso indiscriminado de palabras obscenas.

Según la Contraloría General de Cuba, los delitos de corrupción más frecuentes en el país son el soborno, el fraude, la evasión fiscal y el tráfico de influencias.

DC/Infobae

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...