Maestro de García Márquez en el periodismo murió en Colombia

José Salgar, el maestro de Gabriel García Márquez en el oficio periodístico y articulista de opinión del diario El Espectador, falleció. Tenía 92 años. Con su muerte, Colombia pierde a uno de los faros del periodismo local y al autor por décadas de la columna titulada ‘El hombre de la calle’, que aparecía los domingos

Con más de 75 años en el matutino bogotano, se preciaba de haber tenido como su discípulo, el más importante de todos, al ganador del Premio Nobel de Literatura en 1992, conforme lo había referido a este Diario, el año pasado. Entonces, recordó que cuando se desempeñaba como Jefe de Redacción, con su implacable lápiz rojo revisaba los textos del creador del ‘realismo mágico’ y del universo macondiano. Y también rememoró sobre los inicios de ‘Gabo’ en el oficio.

“Vino decidido a ser periodista de profesión y dejar la literatura porque con ésta no había ganado un solo centavo. Por primera vez ganaba un sueldo fijo (…)”.

Precisamente, de esa conexión entre maestro y alumno surgió una hermandad. Esta se vio reflejada, de manera clara, en el volumen ‘Vivir para Contarla’, en cuyas páginas el escritor nacido en Aracataca, en el Caribe colombiano, menciona 21 veces y rinde tribute a su exjefe y exmentor.

El nexo Salgar-García Márquez también está presente en el libro ‘Gabo periodista’, que fue presentado el año pasado. En el tomo, que es un manual sobre el buen periodismo, el autor de la columna ‘El hombre de la calle’ desmenuza las particularidades de ‘Relato de un náufrago’, una serie de reportajes que García Márquez escribió en 1955 para El Espectador. Con su peculiar estilo y su genial pluma, el Nobel rescata un episodio oscuro y lo convierte en una pieza maestra. Y se enfoca en las vicisitudes que el marino Luis Alejandro Velasco afrontó durante 10 días en el mar Caribe, sin agua ni alimentos. En Colombia, Salgar en especial es recordado por su actuación en un episodio doloroso que afrontó El Espectador, en 1989, cuando un carro bomba estalló en las instalaciones del rotativo.

El atentado había sido ordenado por Pablo Escobar Gaviria, el temible capo del cocainero Cartel de Medellín, en represalia por las punzantes publicaciones sobre las actividades ilegales del clan criminal. Fue uno de los tantos capítulos de la orgia de sangre que protagonizó el enemigo público número uno de Colombia, en las décadas de los ochenta y noventa. Como Jefe de Redacción, ‘El Mono’ Salgar dirigió al equipo de periodistas que, al día siguiente del ataque dinamitero, sacó a la calle la edición extraordinaria. Esta apareció bajo el titular principal de “¡Seguimos adelante!”.

En su página electrónica, El Espectador lamentó este domingo la desaparición de uno de sus colaboradores más emblemáticos. “Un fallecimiento que entristece al mundo del periodismo, pero, que más allá de eso, deja textos, palabras y preceptos para ese oficio del que él se declaraba absolutamente enamorado”, reseñó. En su cuenta en la red social Twitter (@JuanManSantos), el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, asimismo, deploró la muerte del columnista. “Lamentamos muchísimo la muerte de José Salgar, paradigma del periodismo colombiano y un ser humano formidable”.

Diario Contraste/ El Comercio 

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...

Tu opinión vale...