Polémica por propuesta de este concejal colombiano

 

El concejal de Concordia (Antioquia) Antonio Jesús Vélez Correa, en una sesión ordinaria del 23 de febrero de este año, en la que se trataba el tema de la sobrepoblación de perros callejeros en ese municipio, dijo lo siguiente: “Respecto a los perros, ¿no habrá posibilidad de ir aplicándoles la eutanasia? Lo digo porque si Hitler mandó a matar tanta gente, ¿por qué no matar un perro?”

La idea, que hoy tiene el rechazo general en ese municipio, fue respaldada por el secretario de Agricultura y de Medio Ambiente, Éver García, presente en aquella sesión, quien dijo: “Yo le regalo la eutanasia y usted se la aplica”.

El tema no quedó allí. Recientemente, el 19 de mayo, se volvió a tratar el asunto en el cabildo. Vélez insistió y dijo que “si no podemos tener un albergue para el sostenimiento de esos animales (…) es mejor irles aplicando la eutanasia a uno o dos semanales. La culpa no es del animal, es de nosotros; suena muy franco pero es la mejor solución”. Así quedó plasmado en un documento oficial del Concejo de Concordia dirigido a la defensora de animales, Alba Lucía Lema, y obtenido por Semana.com.

No es la primera vez que este tipo de controvertidas propuestas se hace en el país. Todavía se recuerda la conmoción que causó la del alcalde de Mosquera, Cundinamarca, Álvaro Rincón, quien en el 2010 estuvo en el ojo del huracán por la orden que dio de matar a los perros callejeros: “Perro que esté en la calle, perro que voy a recoger y matar”. El alcalde terminó retractándose.

Ahora el turno es para este municipio antioqueño que, en boca del concejal Vélez, considera los perros callejeros “una plaga para la comunidad”.

Semana.com habló con Andrea Padilla, vocera de la organización Animanaturalis, quien rechazó las declaraciones del concejal, las cuales considera “están incitando a la violencia y nos devuelven años luz en la defensa a los derechos animales”.

El senador del Partido Verde y promotor del proyecto de ley de Protección Animal Jorge Londoño expresó en Semana.com su rechazo a la propuesta del concejal Vélez y dijo que “científicamente está comprobado que los animales sienten, pues tienen un sistema nervioso; si no hay compasión por el dolor animal, no vamos a ser mejores seres humanos”.

Pero la declaración del cabildante no se quedó allí. Como segunda recomendación, Vélez dijo en la sesión que “matar dos o tres perros a la semana no causa ningún impacto”. Y en eso no están de acuerdo las organizaciones animales que dicen que “cuando se ha instrumentado la matanza de animales, está comprobado que no funciona porque el nicho vuelve a poblarse”.

Medida poco humanitaria

Para Natalia Parra, directora de la Plataforma Colombiana por los Animales ¡ALTO!, “el concejal está dando un mensaje terrible, está diciendo que lo que estorba, matémoslo. Entonces, si alguien me resulta molesto ¿tengo que matarlo? y eso no contribuye a la paz del municipio. Es una medida facilista y poco humanitaria”

¿Qué hacer?

“La humanidad entera no vale un sólo momento de dolor de un perro”, sentenció en la novela Entre Fantasmas el escritor Fernando Vallejo. Sin duda la solución debe ser humana.

Tanto Animanaturalis como ¡ALTO! recomiendan hacer un control de esas poblaciones en el sentido de esterilizar, pues consideran que la matanza “no sólo es inhumana, sino costosa e ineficaz”.

Estas organizaciones también identificaron como posibles soluciones actividades como la adopción y el desestímulo a la compra y la venta de animales. También los planes para prevenir el maltrato, incentivar la vacunación, desparasitación, e identificación de los animales.

El senador Jorge Londoño aconseja “hablar sobre la vida desde un concepto biocéntrico donde no solo la vida humana es el centro, sino también todo tipo de vida entre ellas la animal e incluso la vegetal”.

Polémica

Esta polémica declaración del concejal antioqueño se suma a las recordadas aseveraciones del diputado Rodrigo Mesa, que en plena Asamblea dijo que “la plata que uno le mete a Chocó es como meterle perfume a un bollo”; la del senador del Partido Conservador Roberto Gerlein, quien dijo que el sexo entre homosexuales es “sucio, asqueroso y excremental”, y a la última salida del concejal Jorge Durán Silva, que calificó a las lesbianas como “mujerzuelas”. Más que salidas en falso, como eufemismo, esta es una muestra vergonzante del poder regional que sigue sorprendiendo y encendiendo alarmas a lo largo y ancho del país.

DC/ Semana.com 

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...