21.635 viviendas están en construcción dentro del plan 0800 MI HOGAR

La información la ofreció el ministro para la Vivienda y Hábitat, Ricardo Molina, al término de la reunión que sostuvo este jueves con 283 constructores privados que participan en este programa, a fin de analizar los aspectos que permitan el ágil desarrollo del plan.

En el encuentro, que se desarrolló en la sede de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en Caracas, el Órgano Superior de Vivienda evaluó la participación de la banca en el otorgamiento de créditos a corto y largo plazo (para la construcción y para que las familias adquieran sus casas, respectivamente), la participación de los constructores, el trabajo de los Construpatria, los centros de acopio constituidos por el Estado para aportar los principales materiales a las obras, la actuación de los Órganos Estadales de Vivienda y la velocidad de los trabajos.

“Todos los proyectos van muy bien”, afirmó el ministro.

Además, acordaron acciones para mejorar algunos aspectos, como la garantía de que terceros respeten las exenciones de impuestos y aranceles de importación establecidas el año pasado para todos los proveedores y ejecutores de la Gran Misión Vivienda Venezuela, la política habitacional del Estado.

Lo que necesita saber del plan

El 0800 MI HOGAR establece un enlace directo entre los constructores y los compradores, eliminando factores como los promotores inmobiliarios, a fin de tener un precio de venta justo, así como a las empresas de quienes incurrieron en estafas inmobiliarias. Adicionalmente, hay unas 300 constructoras que han presentado proyectos y que están actualmente en fase de análisis.

Los privados que participan gozan de preferencias como facilidades en el acceso al crédito de corto plazo (para la construcción) y a los materiales para la edificación, además de que los compradores son canalizados a través de la Inmobiliaria Nacional.

El programa abarca a las familias, con ingresos de entre 4 y 15 salarios mínimos al mes (entre 9.828,08 y 36.855,3 bolívares), que se registren en el plan a través del número telefónico 0800 MI HOGAR o el portal web de la Gran Misión Vivienda.

Explicó el ministro que los criterios de asignación son la proximidad territorial al urbanismo en construcción y que respondan al perfil socioeconómico.

La mitad de las viviendas en construcción en cada proyecto se vende apenas inicia la obra, mientras que el otro 50% se transa cuando los trabajos tienen 75% de ejecución, para permitir un ajuste en los precios de venta, si fuere necesario, “con un criterio transparente”.

“Lo discutimos hoy: no puede ser que si tenemos un ajuste, por ejemplo, en el salario de los trabajadores de 20%, vamos a incrementar 20% o 40% el precio de la vivienda. Eso es lo que usualmente hacen los comerciantes estafadores en Venezuela”, señaló, y apuntó que un incremento en el costo de la mano de obra en esa proporción tendría un impacto de entre 2% y 3% en el precio de venta. “Eso garantiza un precio justo al final y una utilidad aceptable para quienes participan”, resaltó Molina.

Los precios de las viviendas del 0800 MI HOGAR se ubican en 500.000 bolívares para una unidad de 70 metros cuadrados. Descartó el impacto del ajuste del tipo de cambio oficial decretado en febrero pasado, pues en construcción el componente importado es mínimo.

Estimó que seguramente habrá un ajuste en el precio, pues está en discusión la nueva convención colectiva de la construcción, pero ese incremento estará “ajustado a la realidad económica, sin el componente especulativo”. Criticó el aumento experimentado en los precios del mercado inmobiliario secundario (las viviendas usadas en venta), que señaló que no tiene ninguna justificación.

Los proyectos de mayor avance del 0800 MI HOGAR están en los estados Anzoátegui, Carabobo, Aragua y Portuguesa, precisó Molina.

En Caracas, hay tres urbanismos del programa en desarrollo. “Tenemos que incentivarlos”, admitió. Ciudad Tiuna es uno de los más importantes, con 2.500 viviendas para este plan de la clase media.

En total, el sector privado tiene en ejecución unas 46.000 viviendas. En todo el país, la Misión Vivienda construye actualmente unas 400.000 unidades habitacionales.

Denunciar a los especuladores

El ministro indicó que se han subsanado inconvenientes con el suministro de los principales insumos: cemento y acero. “Tenemos bastante control y se ha ido mejorando. Todavía tenemos algunos aspectos puntuales, meramente especulativos, de precios exagerados en algunos materiales que debemos ir corrigiendo”, apuntó.

En ese sentido, instó a los constructores a denunciar ante el Ejecutivo a los proveedores que incurran en estas acciones, pues se actuará con firmeza para garantizar una construcción a un costo justo que se traduzca en un precio de venta igualmente justo.

“Alguien que venda una cabilla con un precio tres veces superior al de Construpatria no es más que un especulador. Y además forma parte de una red, que hemos venido desmontando con mucho esfuerzo, de distribución fraudulenta de este material, porque si la producción nacional está concentrada en la Siderúrgica Nacional y en Sidor (estatales), ¿cómo es que un privado puede terminar vendiendo cabillas a precios exagerados?”, señaló.

Añadió que esto “refleja que allí hay una corruptela, que nosotros estamos trabajando. El presidente Nicolás Maduro nos ha dado la instrucción precisa de eliminar cualquier resquicio de corrupción, de especulación, porque, además, forma parte de la guerra económica de la derecha contra el Gobierno revolucionario”.

Insistió que se observan precios especulativos en algunos componentes de la construcción, que están atacando. “Forma parte de una distorsión en la que estamos empeñados en intervenir para regularizar, normalizar el comercio en Venezuela y que podamos tener productividad con una utilidad razonable”, señaló.

 

DC/AVN

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...