Suleiman :La única forma de defender Líbano es que las armas de Hezbolá pasen a manos del Ejército

“Lo que protege a Líbano y su economía es el sistema democrático y la aplicación de la ley. También lo protege la Declaración de Baabda, que pide neutralidad y no intervención en los asuntos de otros países”, ha manifestado, según ha informado el diario libanés ‘The Daily Star’.

“Lo que también protege (al país) es una visión estratégica para poner las armas de la resistencia en manos del Ejército para proteger al país contra la agresión israelí”, ha agregado.

 Las declaraciones de Suleiman han llegado apenas un día después de que el secretario general de Hezbolá, Hasán Nasralá, afirmara que Siria va a entregar al grupo “armamento sofisticado” para dotar a la “resistencia” de más de capacidad de defensa frente a Israel.

 Tras los ataques perpetrados por Israel sobre instalaciones militares sirias, precisamente en un aparente intento por evitar el envío de armas a Hezbolá, el líder del partido-milicia reiteró la alianza entre su grupo y el Gobierno de Bashar al Assad.

 Nasralá también ofreció el apoyo de su grupo a la lucha de Siria para “liberar” los Altos del Golán, actualmente bajo control de Israel. “Anunciamos que estaremos junto a la resistencia popular siria y ofreceremos apoyo material y espiritual, así como coordinación”, dijo a este respecto.

Hezbolá ha mantenido durante el conflicto en Siria su apoyo al presidente y ha abogado públicamente por la resolución política del conflicto y por la introducción de reformas democráticas en el país.

 Sin embargo, el vicepresidente del consejo ejecutivo del partido-milicia, Nabil Kauq, manifestó a finales de abril que la intervención de la formación en el conflicto sirio “es un deber nacional y moral para la defensa de los libaneses que residen en las localidades fronterizas”.

Participación de Hezbolá

Hezbolá ha mantenido durante el conflicto en Siria su apoyo al presidente y ha abogado públicamente por la resolución política del conflicto y por la introducción de reformas democráticas en el país.

Sin embargo, el vicepresidente del consejo ejecutivo del partido-milicia, Nabil Kauq, manifestó a finales de abril que la intervención de la formación en el conflicto sirio “es un deber nacional y moral para la defensa de los libaneses que residen en las localidades fronterizas”.

La semana pasada, Nasralá reconoció por primera vez la presencia de combatientes de su formación en territorio sirio y aseguró que los rebeldes no tienen la capacidad militar necesaria para derrotar a todas las fuerzas que luchan por el Gobierno de Bashar al Assad.

Nasralá hizo hincapié en que el objetivo que “no es solo eliminar a Siria del eje de la resistencia”, sino también “destruir el Estado y la sociedad para convertir a Siria en un estado fallido que no pueda tomar sus decisiones sobre su petróleo, su gas y su fortuna”.

Ante ello, el líder de Hezbolá advirtió de que los aliados de Siria en la región no permitirán que el país caiga “en las manos de los americanos, Israel y los extremistas”.

Críticas

A finales de abril, el nuevo líder de la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS), George Sabra, reiteró la demanda de la formación al Gobierno libanés para que asegure la frontera y haga frente a las incursiones de miembros de Hezbolá.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Londres y una importante red de informantes en Siria, ha indicado en varias ocasiones en las últimas fechas que los soldados sirios están recibiendo ayuda de Hezbolá, una denuncia que ha sido formulada en reiteradas ocasiones por el ELS.

 Días antes, el ELS acusó a Hezbolá de desplegar miles de combatientes en Damasco y en la frontera entre ambos países. El portavoz del Estado Mayor Conjunto del ELS, Abdul Hamid Zakaria, apuntó que más de 2.000 integrantes de la formación combaten junto a las fuerzas de seguridad en Damasco y que alrededor de 3.500 se encuentran en la frontera.

En respuesta, el presidente libanés, Michel Suleiman, pidió a todas las facciones políticas del país que mantengan su compromiso con la Declaración de Baabda, al tiempo que solicitó a Naciones Unidas y a la Liga Árabe que protejan Líbano de las repercusiones de la crisis.

Europapress 

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...