Empleado de banco pudo estar involucrado con el homicidio de la odontóloga

La información la dio Rubén Lugo, jefe de la región Occidente del Cicpc, quien expresó que la detención de este implicado podría producirse en el transcurso del día.

El cuerpo de la profesional de la salud fue encontrado el 27 de abril dentro de su camioneta en el estacionamiento del Hospital Universitario de Maracaibo, en estado de descomposición. Por el homicidio el Cicpc detuvo a Franklin Gedler, Astrid Yépez y a Emmanuel Santamaría.

Crimen esclarecido

De acuerdo con las declaraciones emitidas por los funcionarios policiales, Isabel Valbuena tenía planificado casarse con un colega colombiano y establecerse en el vecino país, para vender algunas propiedades que poseía aquí contrató a Franklin Gedler, quien trabajaba como gestor.

Valbuena y su homicida al parecer tenían un amigo en común, quien le recomendó a la profesional de la salud que lo contratara para que la ayudara con la parte legal. Valbuena y su homicida cerraron negocio, pero al final de las transacciones ya Franklin conocía todos los movimientos de la dama, sus estados de cuenta y sabía que ella se iría del país en poco tiempo, por eso decidió robarle el dinero producto de la venta de los inmuebles y luego asesinarla para que no lo denunciara.

Gedler aprovechó que Valbuena le debía cuatro mil bolívares por el negocio, y fue en busca de sus cómplices Emmanuel Santamaría y Astrid Yépez, quienes también eran amigos de la odontóloga, y les ofreció dinero a cambio de que la secuestraran y le ayudaran a sacarle el dinero. La ambición era la pieza clave del rompecabezas.

La hermosa modelo Astrid Yépez y Emmanuel Santamaría, llegaron a la casa de la odontóloga con la excusa de que los acompañara a ver una camioneta que iban a comprar, la víctima accedió de buen agrado y partieron juntos en su vehículo, una camioneta Terios gris.

Una vez en marcha, los amigos sometieron a Isabel Cristina, le amarraron los pies y las manos. Le pidieron que firmara el cheque por cuatro mil bolívares para pagarle a Gedler y luego le hicieron firmar un segundo cheque por 200 mil bolívares.

“A ella la mantuvieron viva solo para que autorizara al banco el cobro de los dos cheques que acababan de emitir. Cuando el representante del Corp Banca confirmó que Gedler estaba autorizado para cobrar el dinero, la llevaron a la casa de Astrid ubicada en Santa Rosa de Agua, y allí la asfixiaron con una bolsa negra”, indicó el comisario Lugo.

La modelo fue captada por las cámaras de seguridad del comercio de minoristas en el que Astrid compró las bolsas negras.

 

 

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...