Raúl Castro habla del retiro, ¿broma o anuncio?

El menor de los Castro debe asumir su segundo mandato de cinco años. Aunque asumió el poder de forma interina en julio de 2006 tras la enfermedad de su hermano Fidel, Raúl Castro juramentó formalmente en la presidencia el 24 de febrero de 2008.

En sus palabras, dichas en tono distendido durante la presentación de una ofrenda floral de Medvedev frente al Mausoleo al Soldado Internacionalista Soviético en las afueras de La Habana, Castro prometió también un discurso “interesante” este domingo.

El mandatario propuso limitar los altos cargos en la isla a un máximo de cinco años cada uno, aunque sin poner fecha a la posible reforma. De cumplirse ese anuncio, Castro asumiría este domingo su último mandato al frente del gobierno.

Los 612 diputados de Asamblea Nacional del Poder Popular elegidos el pasado 3 de febrero deben confirmar ese día el gobierno de Raúl Castro por los próximos cinco años de legislatura.

El nuevo Parlamento, elegido tras un largo proceso electoral que comenzó en octubre con los comicios municipales, se constituirá oficialmente el domingo para elegir a los 31 miembros del Consejo de Estado, principal órgano ejecutivo, que se espera designe a su presidente, Raúl Castro, para un segundo mandato.

Más allá de las bromas, los observadores buscan en el seno del Consejo de Estado al posible sucesor de Raúl Castro, que debería gobernar el país -sin los hermanos Castro- a partir de 2018.

Tres hombres se perfilan:

– Miguel Díaz-Canel, un ingeniero eléctrico que cumplirá 53 años en abril, ex ministro de Educación Superior, que desde marzo de 2012 es uno de los ocho vicepresidentes del Consejo de Ministros.

– Marino Murillo, un economista de 52 años, vicepresidente del Consejo de Ministros y encargado de supervisar las reformas económicas.

– Bruno Rodríguez, un abogado y diplomático de 55 años, ministro de Relaciones Exteriores desde 2009 y quien en diciembre entró al buró político del todopoderoso Partido Comunista de Cuba (PCC).

“El principal riesgo es una transición intergeneracional mal manejada. Esas experiencias han sido desastrosas para los partidos comunistas en el poder”, declaró a la agencia AFP el analista Arturo López-Levy, de la Universidad de Denver (Colorado, EEUU).

“Ninguno de estos dirigentes podrá gobernar Cuba como lo han hecho Fidel y Raúl Castro. No cuentan con la legitimidad carismática que es el signo clave del liderazgo histórico (…), por tanto será un período de prueba, en el cual esos posibles candidatos tendrán que demostrar la habilidad y capacidad de llevar adelante las reformas que se proponen y perfilar la Cuba del futuro”, dijo a la AFP el politólogo cubano Carlos Alzugaray.

En espera de que emerja un sucesor, Raúl Castro dispone de cinco años para continuar con su “actualización” del sistema económico cubano, heredado del modelo soviético y al borde de la bancarrota.

“El milagro petrolero no es para mañana y el apoyo de Venezuela no es eterno, Raúl debe actuar”, resumió un diplomático occidental.

Cuba no ha descubierto petróleo en sus recientes exploraciones en el Golfo de México y está a merced de un eventual cambio de gobierno en Venezuela -principal sostén económico de la isla-, cuyo presidente Hugo Chávez regresó esta semana a su país después de dos meses de hospitalización en La Habana.

 

 

 

DC/Infobae

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...