Perdió su casa y se mudó a un cementerio

Nunca ha tenido un trabajo regular y las deudas que él mismo contrajo a lo largo de su vida lo empujaron a la marginalidad. “No es un palacio, pero es más cómodo que la calle”, asegura respecto a la tumba donde vive, cuyas lápidas son tan antiguas que es imposible identificar a quienes allí están enterrados.

“Si muero por la noche, estaré en el lugar correcto”, asegura Bratislav, que recoge comida de la basura, subsiste gracias a la buena voluntad de las personas y ha renunciado al trabajo formal para su vida.

Respecto a la cotidianidad entre ataúdes , el vagabundo serbio asegura que debe salir despacio del nicho que ha ocupado, para no asustar a las personas que transitan la zona.  “Al principio tenía miedo, pero ahora me asustan más los vivos que los muertos”, asegura.

 

 

 

DC/Infobae

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...