“Las FARC amenazaron con picarnos con una motosierra”

La información había sido desmentida por las FARC. “Jamás hemos aplicado tortura a los prisioneros de guerra, como bien pueden dar fe los numerosos policías y soldados liberados en diversos gestos unilaterales de paz de nuestra organización”, indicaron en un comunicado.

Sin embargo, en una entrevista con el diario colombiano El Tiempo, uno de los dos policías que fueron liberados el viernes pasado, Víctor Alfonso González (foto), confesó que la guerrilla maltrataba a los detenidos y que los amenazaba con “picarlos con la motosierra” y echarlos a los perros.

“No me gusta parecer víctima, pero estoy diciendo la verdad. Nos amenazaron con picarnos con una motosierra y echarnos a los perros. Nos amarraron con un lazo, nos golpearon en la cara y en el estómago”, relató González al periódico desde San Andrés, donde recibe asistencia psicológica.

“Me hicieron preguntas y, en esas, un sujeto le echó aceite a una bolsa -me acuerdo que era de color naranja- y me la puso en la cabeza. Cuando no podía respirar me golpeaba en el estómago. Ahí vi la muerte cerca”, agregó.

González y Camilo Yate fueron retenidos el 25 de enero en una zona del departamento de Valle del Cauca. Tras varias gestiones y 21 días de cautiverio, ambos policías fueron liberados el viernes pasado durante una misión humanitaria encabezada por la Cruz Roja.

El uniformado reveló también cuándo y cómo fueron secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que, pese a los embates, mantiene un diálogo de paz con el Gobierno de Juan Manuel Santos en La Habana.

“Nos encontrábamos realizando actividades de investigación sobre microextorsión en el Valle y dimos con un grupo de 15 guerrilleros. Se identificaron como integrantes del Frente Sexto de las FARC y, de inmediato, nos secuestraron. Nos subieron a una camioneta. Nos amarraron las manos a la espalda, nos apuntaban con los fusiles, nos golpeaban, nos pateaban”, describió González.

También narró que, para trasladarlos, los ataron y les hicieron un nudo, “de esos que quedan con una punta” y que, al jalarlo, casi los ahorca. Les quitaron sus ropas y los dejaron dormir en campamentos, casas desconocidas e, incluso, a la intemperie. El calvario finalizó cuando comenzaron las gestiones para su liberación.

Las FARC han manifestado su voluntad de encontrar una solución pacífica al conflicto armado que afecta a Colombia desde hace medio siglo. No obstante, continúan con sus ataques, principalmente contra las fuerzas de seguridad, pero afectando también a la población civil.

 

 

 

DC/Infobae

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...