Las 8 caras de YouTube

Cada mes visitan el sitio 800 millones de usuarios únicos que miran más de cuatro mil millones de horas de video en sus pantallas virtuales cada 30 días.

La revolución, como la mayoría de los éxitos digitales, tuvo un inicio modesto. Esta es la historia, en ocho pasos, de uno de los éxitos más grandes de internet.

1. En el principio eran tres

El portal de video registrado el 14 de febrero de 2005 fue la idea de tres emprendedores que llevaban un buen rato inundados en el mundo tecnológico. El primer video del sitio fundado por Steve Chen, Chad Hurley, Jawed Karim se llamaba “Yo, en el zoo” y mostraba la visita de uno de ellos al zoológico. El video de 19 segundos subido a las 8:27 PM del sábado 23 de abril de 2005, no es nada maravilloso, pero ahora cuenta con casi 10 millones de reproducciones.

¿Por qué crearon el sitio? Hay muchas historias sueltas que contradicen los propios fundadores del sitio, pero el común denominador de todas ellas es que querían encontrar una manera simple de compartir videos entre amigos. Parece que lo lograron.

 2. Y llegó Google

Su éxito no pasó desapercibido. El sitio lanzado oficialmente en noviembre de 2005, tras un semestre de pruebas, fue adquirido once meses después por Google en una transacción valuada en US$1.650 millones, una de las compras tecnológicas más caras de la historia. Microsoft, por ejemplo, pagó US$8.500 millones por Skype.

Cuando el buscador se hizo con el sitio de videos, se subían al sitio 65.000 videos al día. Aún así a Google le llovieron críticas de quienes creían que la empresa estaba pagando demasiado por un proyecto que eventualmente tendría que desaparecer y al cual no se le veía por ningún lado una fórmula para hacer dinero.

Un par de años después el entonces director ejecutivo del buscador, Eric Schmidt, dijo en una corte que en su momento estimó que el precio del portal se ubicaba entre US$600 y $700 millones, pero que convenció a los accionistas de pagar más del doble para evitar que la competencia lo comprara. Hoy se estima que YouTube vale entre US$36.000 y US$45.000 millones.

3. La batalla del copyright

Desde antes de que el sitio cambiara de manos los estudios de televisión y las empresas discográficas ya lo veían con malos ojos afirmando que una buena parte del material que se hallaba en el sitio estaba violando los derechos de autor de las compañías.

Pero cuando Google se instaló al timón las tensiones se acentuaron, llegando a los tribunales en más de una ocasión. La empresa siempre ha defendido que en cuanto comprueba que un video infringe derechos de autor, lo remueve y más de un juez ha estado de acuerdo con ella. Ahora incluso cuenta con un sistema para “predecir” si un video es genuino.

Y aunque las tensiones continúan, lo cierto es que las empresas defensoras del copyright y Google están llegando a un terreno común.

4. La fórmula viral

En el centro del éxito de YouTube está su simplicidad. Millones de personas a lo largo del planeta han creado videos que se han convertido en hits instantáneos o incluso se han vuelto famosos después de su creación. Pero ¿qué hace a un video viral?

En una charla en una de las conferencias TED (Technology, Entertainment and Design, en inglés), Kevin Alloca, gerente de tendencias del sitio, explicó que son tres los ingredientes necesarios: ser promovidos por influencers, participación de comunidades y momentos completamente inesperados.

Ello significa que si un video es promovido por alguien con un cierto nivel de influencia en las redes sociales, o es retomado una y otra vez por una comunidad que lo transforma, u ocurre en forma espontánea e inesperada, sus posibilidades de convertirse en un video viral son altas.

5. El algoritmo de oro

Hasta hace poco tiempo, sin embargo, la mancha en el expediente de YouTube era que no hacía dinero. La publicidad en el sitio no funcionaba muy bien . Google insistía en que no había que desesperarse, que encontrarían la manera. Y Shishir Mehrotra la encontró.

El exempleado de Microsoft descubrió que la gente quería ver los anuncios del Super Bowl una y otra vez. Entonces pensó que lo ideal sería poder mostrar a los usuarios sólo los anuncios que ellos querían ver.

Asi nacieron los anuncios en YouTube que los usuarios pueden saltar, llamados TrueView. El anunciante sólo le paga a la empresa cuando el usuario no salta su anuncio, con lo que se asegura que tendrá un público cautivo e interesado.

Ahora el 60% de los anuncios del sitio son TrueView.

 

 

 

DC/BBC Mundo

Entérate al instante de más noticias con tu celular siguiéndonos en Twitter y Telegram
Suscribir vía Telegram

Lea también

Le puede interesar además

Loading...