Los fanáticos enloquecieron cuando vieron al jugador inglés, provocando una estampida que dejó al menos siete heridos.

" />