Ese profundo contenido emitido por el Libertador, se presta para felicitar a todos nuestros comunicadores sociales y a todos nuestros periodistas, haciendo un llamado a la sindéresis comunicacional, un llamado a la sinceridad en la noticia, sentar las bases de la información veraz que nos permita escuchar la voz del pueblo en un momento tan difícil para los venezolanos, para nuestro sistema democrático, para las libertades públicas. Así, como escuchamos nuestra voz interior, debemos escuchar el clamor popular que pide justicia, libertad, alimentación, empleos dignos, seguridad social, salud, mejor distribución de la riqueza nacional y sobre todo un pueblo que pide Unidad, Unidad, Unidad.

 

" />