Las protestas en la capital brasileña han acaparado la mirada de los fotoperiodistas que asistieron a la cobertura de la Copa Confederaciones, una justa deportiva previa al Mundial de Fútbol en el 2014.

" />