El presidente Juan Manuel Santos aseveró que “ese crimen no quedará en la impunidad” y el embajador estadounidense en Bogotá, Michael McKinley, aseguró en una rueda de prensa que su país ve lo ocurrido “como un acto criminal aislado”.

" />